México y el CIAM Apuntes para la historia de la arquitectura moderna en México

[segunda parte]

Juan Manuel Heredia

Resumen

Este ensayo analiza una serie de cartas 2784N1 entre el arquitecto alemán exiliado en México, Max Cetto, e importantes figuras de la arquitectura del siglo XX, entre las que destacan Sigfried Giedion, Walter Gropius y Josep Lluís Sert. Estos documentos ofrecen un polémico panorama de la arquitectura mexicana de mediados del siglo pasado e iluminan la malograda y hasta ahora poco explorada relación entre México y el ciam (Congrès Internacional d’Architecture Moderne).

Palabras clave: México, Max Cetto, Sigfried Giedion, Walter Gropius, Josep Lluís Sert, ciam, Congrès Internacional d’Architecture Moderne, Mario Pani, Enrique del Moral, Juan Sordo Madaleno, Juan O’Gorman, Luis Barragán

Mexico and CIAM. Notes to Mexican Modern Architecture History

[part two]

Juan Manuel Heredia

Abstract

This paper will analyze a series of letters between the exiled German architect, Max Cetto and important personalities in architecture of the twentieth century, among them: Siegfried Giedion, Walter Gropius, Josep Lluís Sert. These documents offer a polemic look of Mexican architecture during the first half of the previous century and illustrate the failed and unexplored relation between Mexico and the ciam (Congrès Internacional d’Architecture Moderne), so far.

Key words: Mexico, Max Cetto, Sigfried Giedion, Walter Gropius, Josep Lluís Sert, ciam, Congrès Internacional d’Architecture Moderne, Mario Pani, Enrique del Moral, Juan Sordo Madaleno, Juan O’Gorman, Luis Barragán

2 7 A R Q U I T E C T U R A, C I U D A D Y M E D I O SAutores
EditorialCristina López Uribe
I N V E S T I G A C I Ó N 
La casa de Mies: exhibicionismo y coleccionismoBeatriz Colomina
Del brazo y por la calle Construcciones culturales de la ciudadGeorgina Cebey Montes de Oca
Conexiones en el espacioGabriel Benítez Gutiérrez
Escenarios para la historia y el olvido en el México moderno 1942-1958Keith L. Eggener
México y el CIAM Apuntes para la historia de la arquitectura moderna en MéxicoJuan Manuel Heredia
Medios y tecnología en la concepción arquitectónicaRonan Bolaños Linares
Los cielos del sur Luis Müller
Un día nubladoCristian David Luna
La arquitectura de contenedores y el paisaje: una nueva mirada a través del Site Specific ArtMaría Cabrera Vergara
E N S A Y O 
Los videojuegos y su implicación arquitectónicaJosé Manuel Márquez Corona
Realidad virtual vs. percepción humanaJorge Tamés y Batta
hi{a}toNuria Benítez
R E S E Ñ A S 
Casa NoriegaRegina de Hoyos Duarte
Estación Metrobus Centro Cultural UniversitarioHonorato Carrasco Mahr
Reseñas de librosAlejandro Ochoa Vega
Xavier Guzmán Urbiola
Rebeca Monroy Nasr
Athenea Papacostas Villegas
  
  
La primera parte de este artículo se publicó en Bitácora Arquitectura 26 (noviembre 2013-marzo 2014): 25-39.

Muy “moderna” pero lamentablemente mediocre

Las críticas de Cetto tampoco eran aisladas. Muchas de ellas las compartía en un grado de sorpresiva exactitud con otros críticos, especialmente estadounidenses. El “boom constructivo” al que hacía referencia en su comunicación con Papadaki había sido recientemente reseñado en la revista norteamericana Architectural Forum. 2784N2 Escrito de manera anónima, el artículo Mexico’s Building Boom criticaba el auge constructivo del país y concluía que resultaba en una insuficiente atención al diseño y en una mala calidad constructiva. Según la revista “el tiempo que [los arquitectos mexicanos] dedican al diseño parece que lo ocupan en definir el aspecto externo de los edificios”. El artículo también describía las características de esta arquitectura: “grandes paños de vidrio, celosías [latticework], block de vidrio, y toscas ventanas en esquina”, señalaba lo parecida que era a “aquel modernismo de Feria Mundial que alguna vez floreció en Flushing Meadows”. Esta referencia a la Feria Mundial de Nueva York de 1939 y al estilo Art Decó que reinó en él, iba especialmente dirigida al “popular arquitecto Mario Pani” y al “estilo típico” que representaba.

Al año siguiente, la revista Architectural Record hizo una evaluación similar aunque más crítica. El artículo, escrito por Ann Binkley Horn, ya no se trataba de una simple reseña sino de un sólido ensayo de crítica arquitectónica. 2784N3 Por un lado, Horn reconocía la contribución de los arquitectos funcionalistas pero criticaba su “ardor religioso por el culto” a esta tendencia. Según ella “la filosofía del funcionalismo implica más que dejar las superficies lisas y los materiales aparentes [sino que] requiere de una investigación cuidadosa de las formas estructurales”, y de un “estudio a fondo de las relaciones espaciales y de las proporciones”. En este sentido algunas obras recientes de Villagrán y Yáñez daban continuidad a la tradición funcionalista pero dotándola de los atributos que ostensiblemente le faltaban. 2784N4 Además de estos edificios, la autora resaltaba la arquitectura de Álvarez y Sordo Madaleno, ilustraba su artículo con varias de sus obras y afirmaba que el edificio en Reforma y Morelos era “uno de los mejores edificios de oficinas en México”. Sin embargo, Horn advertía que en años recientes el funcionalismo estaba siendo desplazado por una “tendencia neo-barroca” de carácter “formal, plástico y decorativo”. Esta tendencia era de “un lenguaje moderno únicamente en la superficie” y por lo tanto la mayor parte de la arquitectura moderna en México “puede ser considerada moderna si este término se usa de manera flexible”. 2784N5 Como el artículo de Forum, Horn hacía notar que el boom significaba rapidez de concepción y mala calidad de construcción. La autora también describía las características de esta arquitectura: “ventanas en esquina”, “balcones con dramáticos voladizos” y “salientes de formas exóticas [exotically shaped bays]” y atribuía su éxito y difusión a “los manierismos y formalismos de la arquitectura de Mario Pani”. Para rematar, y en el contexto de la reciente incorporación de Pani a la docencia y su creciente fama en ella, Horn afirmaba que “este nuevo formalismo amenazaba con devorar a la Escuela de Arquitectura de la Universidad”.

En ese mismo año, Elizabeth (Bauer) Mock, la curadora de arquitectura del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) publicó una serie de comentarios críticos sobre la arquitectura moderna en México. 2784N6 Estos fueron vertidos en el libro An Introduction to Modern Architecture, un panorama mundial de la arquitectura del siglo XX, escrito originalmente por J. M. Richards (miembro prominente del CIAM) pero actualizado por la autora neoyorquina. 2784N7 Sus comentarios fueron aún más severos que los de Horn. En la parte referente a México, Mock reconoció el trabajo pionero de los arquitectos funcionalistas, en especial el de O’Gorman, cuyas escuelas calificó de “brillantes”. Sin embargo señaló que después del retiro de este arquitecto “la arquitectura mexicana, a pesar de ser muy ‘moderna’ ha sido lamentablemente mediocre”. De este negativo panorama Mock rescató algunas obras recientes, una de ellas fue la Iglesia de la Purísima en Monterrey, de Enrique de la Mora. También destacó el “extraordinario aunque no del todo convincente” Conservatorio Nacional de Música de Pani (la ambigüedad en el juicio a este edificio concordaba -aunque en sentido inverso- con la sugerencia de Cetto de que la obra de Pani podía en ocasiones resultar de “cierto interés”). Finalmente elogió el edificio de Reforma y Morelos de Álvarez y Sordo. En un comentario de carácter vitruviano que resonaba con las observaciones de Horn, Mock definió este edificio como de “buenas proporciones corporales” (clean limbed building). 2784N8

 

Enrique de la Mora, Iglesia de la Purísima, Monterrey, 1947. Imagen del Archivo de Arquitectos Mexicanos, Facultad de Arquitectura, UNAM
El GAM: grupo mexicano del CIAM

Si todavía existen dudas sobre la conformación del grupo que Cetto había concebido es porque finalmente ninguno de sus posibles miembros participó en él. Las razones de ello son inciertas pero se pueden rastrear en la cantidad de trabajo que ocupaba a tales arquitectos en esas fechas o en el simple desinterés que tenían por el ciam. El boom constructivo por el que atravesaba México benefició tanto a las figuras más famosas como a una gran cantidad de arquitectos, quienes quedaron con poco tiempo o ánimo para ocuparse de debates de naturaleza teórica. A pesar de su relativa marginalidad, los despachos de Álvarez, Barragán, Rubio, y Sordo experimentaron un auge en su producción que los puso a la par de sus colegas más poderosos. No obstante estar retirado de la arquitectura, el mismo O’Gorman participó en el boom desarrollando proyectos esporádicamente; su presencia más relevante fue como pintor. Su paisaje La Ciudad de México de 1949 capturó la radical transformación de la ciudad durante los años cuarenta y bien podía servir de ilustración a las críticas hechas por los autores norteamericanos. 2784N9 A pesar de los deseos de Cetto por incorporarlo al ciam, desde 1936 O’Gorman ya había renunciado a promover el tipo de arquitectura que él mismo había ayudado a instaurar en el país.

Debido a su fracaso, Cetto tuvo que replantear la situación y acceder a colaborar con los arquitectos cuyo trabajo deploraba. En dos cartas fechadas el 19 de mayo de 1948 y enviadas respectivamente a Sert y Papadaki, Cetto justificó su nueva decisión señalando que “después de todo” un grupo que incluyera a Pani y Del Moral “era la mejor opción” porque estaba “mejor preparado” y “parecía querer participar seriamente en el siguiente congreso”. 2784N10 Sin embargo, aclaró que colaborar con ellos “no significaba que se retractara de sus anteriores observaciones”, sino que lo hacía con “reservas intelectuales”. De estas cartas se deduce que el corazón del grupo mexicano lo conformarían Pani y Del Moral, y que Cetto actuaría como asesor externo; aunque también Portada del libro de Elizabeth Mock y J. M. Richards, An Introduction to Modern Architecture (Nueva York: Pelican, 1947) Mario Pani, Conservatorio Nacional de Música, México df, 1946 Imagen del Archivo de Arquitectos Mexicanos, Facultad de Arquitectura, unam señalaba de manera un tanto reacia que él “supuestamente” se uniría a ellos. Finalmente, Cetto anunció el nombre y acrónimo del grupo: Grupo de Arquitectos Mexicanos (GAM).

Unos días antes de la redacción de estas cartas, Cetto ya se había encontrado con ambos arquitectos. Durante dicha reunión, celebrada en el despacho de Pani, el grupo comenzó a trabajar con material e indicaciones que Sert había enviado previamente a Cetto. 2784N11 Sus miras estaban puestas en el siguiente congreso, aplazado para abril de 1949. El material con el que trabajaron consistía en La Grille o “Parrilla” ciam, un sistema desarrollado por Le Corbusier y el grupo francés del CIAM, Ascoral (Asemblée de constructeurs pour une rénovation architecturale), para “organizar gráficamente información acerca de proyectos de planeación urbana […] codificados por tema y función”. 2784N12 La Grille era una tabla diseñada para organizar los proyectos arquitéctonicos. La fila superior indicaba las funciones urbanas postuladas en la Carta de Atenas (habitación, trabajo, recreación y circulación); la columna izquierda correspondía a aspectos específicos del proyecto en cuestión: medio ambiente, uso del suelo, densidad, técnicas constructivas, ética y estética, factores económicos y sociales, legislación, finanzas, miscelánea, reacciones al proyecto. El propósito de la tabla era que los arquitectos la completaran con dibujos, imágenes y textos correspondientes a algún proyecto arquitectónico o urbano y la expusieran en gran formato durante el congreso. 2784N13 Dada la poca información para usar La Grille, a los arquitectos mexicanos les surgieron algunas dudas que enumeraron a Sert de la siguiente forma:

1ª.-¿hemos entendido bien que se trata de hacer el proyecto de desarrollo de una comunidad y su análisis correspondiente? 2ª.-¿Podría ser este el de una zona de la Ciudad de México? 3ª.-¿Los diferentes        párrafos [de la tabla] corresponden a otros tantos planos del proyecto, o bien serán cuatro correspondientes a las cuatros funciones? 4ª.- ¿El ascoral ha hecho algún proyecto sobre estas bases que     nos pudiera servir de ejemplo y que nos fuera facilitado? En cuanto a la última parte del esquema, no entendemos bien cómo se puede obtener las reacciones sobre el proyecto si este no se publica, expone, etc. con la participación necesaria. 2784N14

Mario Pani, Conservatorio Nacional de Música, México DF, 1946 Imagen del Archivo de Arquitectos Mexicanos, Facultad de Arquitectura, UNAM

Mario Pani, Conservatorio Nacional de Música, México DF, 1946 Imagen del Archivo de Arquitectos Mexicanos, Facultad de Arquitectura, UNAM

Parece ser que estas dudas no se respondieron directamente. No obstante, la convocatoria oficial del congreso, incluida la versión final de La Grille y las instrucciones precisas sobre cómo usarla, estaban siendo preparadas en esos días; 2784N15 la convocatoria se imprimió en junio de 1948 y en ella México aparecía por primera vez en la literatura oficial del CIAM como “grupo invitado”. 2784N16La convocatoria precisó que el tema general del congreso sería la aplicación de la Carta de Atenas. Bajo el subtema Urbanismo se asignó a cada grupo nacional uno o varios temas dentro de un “abanico” de posibles asuntos enlistados según su escala: Equipamiento doméstico, Unidad habitacional, Ciudad, Región, Plan nacional y Unidad continental. Al grupo mexicano se le asignó el tema Plan nacional. Bajo el subtema Estética, la convocatoria llamó a desarrollar un debate sobre la síntesis de las artes mayores (Synthèse des Arts Majeurs). Sin embargo, este subtema no tenía la elaboración conceptual del primero, por lo que se conminó a los delegados a comunicarse directamente con Giedion.

Respecto al tema Urbanismo, la invitación advertía que “cada grupo [nacional] haría bien en aceptar en un espíritu de amistad y necesaria disciplina el papel que se le ha asignado y no requerir cambios posteriores excepto en caso de que sea absolutamente necesario [pero] naturalmente los grupos pueden usar proyectos existentes”. En vista de esta rigidez, el CIAM tuvo que flexibilizar su programa. En un memorándum enviado posteriormente indicó que los temas asignados eran “únicamente una sugerencia” y que “los grupos no estaban obligados a limitarse a ellos [siendo] libres de elegir […] el que crean más interesante”. 2785N17 Sin duda, este cambio obedeció a la lenta respuesta al congreso por parte de varias delegaciones, especialmente las americanas. 2784N18 El memorándum también añadía un tercer subtema al congreso: Reforma de la enseñanza de la arquitectura. Finalmente indicaba que el congreso se llevaría a cabo en la ciudad de Bérgamo en junio de 1949.

Para esas fechas los arquitectos del GAM podían echar mano de una gran cantidad de proyectos para mostrar en el congreso. Si bien no coordinaban los más importantes planes nacionales de construcción -el de hospitales y el de escuelas- Pani y Del Moral habían participado activamente en ellos y podían fungir como sus representantes. 2785N19 Igualmente, ambos arquitectos ya se habían despojado de gran parte de su bagaje académico y podían mostrar proyectos más acordes a las expectativas del ciam. Incluso el multifamiliar Miguel Alemán se había basado en los bloques a redent de la Ciudad Radiante de Le Corbusier y el proyecto de Ciudad Universitaria, aunque originado en un par de ejercicios académicos, se había transformado en un proyecto que se ajustaba a los preceptos urbanísticos del ciam, gracias a estudiantes de avanzada de la Universidad. 2784N20 Es más, este proyecto tenía paralelismos con las preocupaciones contemporáneas del CIAM, y de Sert en particular, por dotar a los nuevos centros urbanos de un núcleo o “corazón”. 2784N21 

Asimismo, Pani y Del Moral habían estado trabajando con diversos artistas plásticos en sus proyectos. Aunque este tipo de colaboraciones caracterizaría al movimiento moderno mexicano desde sus inicios, con estos y otros arquitectos cristalizaría en el llamado movimiento de “Integración plástica”, la versión mexicana de la lecorbusiana “Síntesis de las artes”.

Finalmente, el tema Reforma de la enseñanza de la arquitectura era más que apropiado para un director y un profesor distinguido de la principal escuela de arquitectura en México. 2784N22 El mismo Cetto podía escoger entre sus proyectos arquitectónicos más recientes para mostrar en el congreso, pero especialmente resultaba propicia su colaboración con Barragán en el Pedregal. Las características de este proyecto eran, al igual que Ciudad Universitaria, material ideal para discutir en Bérgamo. 2784N23

Las subsiguientes cartas envidas por Sert a Cetto refieren una creciente frustración por parte del ciam con respecto a la lentitud de respuesta de la delegación mexicana. En una de ellas, Sert le pide “saber lo más pronto posible si los miembros de su grupo planean ir a Europa” 2784N24; en otra, le urge a pagar las cuotas correspondientes. 2784N25 Días después le preguntaba por la cantidad de miembros que asistirían y le pedía sus nombres y direcciones “inmediatamente”. 2784N25 En esa carta Sert menciona que es “de gran importancia para nuestro congreso que nos informe si [la delegación mexicana ha] preparado cualquier tipo de trabajo” y que de ser así, mandara el material respectivo. También indicaba que aunque era preferible que los planos se ajustaran a los “estándares de La Grille [que] por favor mandara o trajera esos planos en el formato que fuera”.

Mario Pani, Centro Urbano Presidente Alemán, México DF, 1949

A estas cartas Cetto respondió el 10 de julio de 1949, menos de dos semanas antes de que el congreso comenzara.2784N27 En su respuesta se disculpaba por no haberse comunicado con anterioridad, se justificaba con que las cartas no le habían llegado a tiempo ya que recientemente se había mudado al Pedregal y aquella zona aún no contaba con servicio postal. Después de dar un rodeo describiendo la belleza natural del Pedregal, Cetto finalmente le explicó a Sert la situación de la delegación mexicana:

Fue tan sólo la semana pasada [que] pude comunicarme con algunos de los arquitectos mexicanos que hace un año tenían la intención de formar un grupo para incorporase al ciam. Todo lo que pude saber a través de Enrique del Moral y Raúl Cacho es que nada se ha cristalizado en este tiempo y ningún trabajo    se ha elaborado para Bérgamo. 2784N28 Ya que de toda la gente con que hablé nadie supo decirme sobre algún     arquitecto con intenciones de ir a Europa este mes, puedo responder con toda seguridad a su pregunta: cualquier participación mexicana en el congreso [será] negativa, ya sea personalmente o con trabajo.                Tengo que añadir que a pesar de tener las mejores intenciones de hacerlo, yo mismo no puedo viajar al viejo continente por el momento ya que tengo algunos trabajos en este nuevo desarrollo del Pedregal, así como un grupo de casas de bajo costo que no puedo darme el lujo de abandonar. 2784N29

El congreso de Bérgamo se realizó en el lugar y la fecha previstos, sin la asistencia mexicana. A pesar de no haber conseguido la concurrencia esperada, el congreso tuvo, además de las delegaciones europeas, representantes de Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos y Uruguay; asimismo Sert presentó su trabajo en Colombia y Perú. 2784N30 Se reportaron fricciones en los encuentros y no existió mayor consenso salvo una forzada resolución de carácter oficial. Los acalorados debates que hubo prefiguraban los temas de congresos futuros y, pese a que anunciaban la eventual ruptura del ciam una década después, confirmaban la vitalidad de la organización. 2784N31

Uno de esos debates se centró en la crítica al “esquematismo” urbano dominante en el ciam y al olvido de la escala humana y peatonal en la planeación de ciudades. Dichos temas reflejaban las preocupaciones del más reciente congreso y se ajustaban a las del grupo italiano, que desde hacía años venía abogando por incluir en el ciam el tema de la preservación de los centros históricos. En este sentido la antigua ciudad de Bérgamo fue intencionalmente seleccionada para servir de marco a las discusiones. Como representantes de una de las culturas urbanas más antiguas del continente americano, los arquitectos del gam bien pudieron haber contribuido y enriquecido las discusiones. Del Moral especialmente comenzaba sus famosas reflexiones sobre el tema en el contexto mexicano. 2784N32

Con respecto al tema de las artes, la discusión se centró en el eterno debate entre realismo y abstraccionismo. Como defensores del realismo pictórico, los arquitectos socialistas asistentes, en especial los checos (quienes habían perdido la sede ante los italianos), abogaban por la necesidad de que el arte en los edificios fuera “entendible por el pueblo” y no sólo por una élite. Contra ellos, Giedion, con gentilidad, amparado bajo la figura de Le Corbusier, criticó dicha tendencia como demagógica y abogó por “elevar” el gusto de las masas. Al tener la arquitectura mexicana una tradición de integración plástica de corte realista (y Pani edificios de esa corriente), el gam hubiera podido contribuir al debate y quizás ofrecido un punto de vista alterno. Si bien el Conservatorio Nacional de Música y la Escuela Nacional de Maestros pertenecían a la tendencia realista de integración plástica, el segundo ya incorporaba una obra más abstracta de José Clemente Orozco. Además, por esas fechas tanto Pani como Del Moral comenzaban a explorar caminos menos convencionales en sus colaboraciones con Carlos Mérida, el más importante representante de la tradición cubista en México.

 

Mario Pani, Centro Urbano Presidente Alemán, México DF, 1949 Imagen de la Revista Arquitectura México (30 febrero de 1950)

Todas estas, sin embargo, son meras especulaciones. El hecho es que no existió participación mexicana en Bérgamo. La ausencia del gam se debió a las mismas razones por las que otros arquitectos mexicanos no habían asistido al congreso o a congresos anteriores: falta de interés generalizado y una gran cantidad de trabajo, misma que inclusive afectaba al mismo Cetto. 2784N33 A esto debe agregarse la falta de comunicación en el interior del grupo. De la última carta de Cetto a Sert se desprende que el gam no volvió a trabajar para la conferencia después de su primera reunión en el despacho de Pani.

Esta falta de comunicación sugiere que las discusiones teóricas no eran prioridad para estos arquitectos y que la falta de disciplina (en el sentido de la disciplina arquitectónica) que les atribuía Cetto tenía cierto grado de verdad. No obstante, la ausencia de los arquitectos considerados originalmente por él, indica que ellos tampoco tenían el rigor intelectual necesario para elaborar o enfrentar críticas durante el congreso: ni Sordo, ni Barragán, ni Rubio, ni Álvarez se distinguieron como teóricos o críticos de la arquitectura, mientras que O’Gorman, un escritor más prolífico, estuvo siempre cautivo tanto por las aporías teóricas de un funcionalismo determinista que nunca abandonó como por el vitalismo nacionalista que proclamó en su madurez.

El historiador norteamericano Edward R. Burian ha sugerido que la arquitectura moderna mexicana sufrió de una “deriva” teórica que no le permitió entablar puentes efectivos de comunicación con la vanguardia internacional. 2784N34 En una conversación entre Burian y el teórico mexicano Alberto Pérez Gómez, dicha deriva ha sido enmarcada dentro de una persistente tradición académica en el país. 2784N35 De ser cierto, tal diagnóstico estaría ligado a cierto aislacionismo de los arquitectos mexicanos durante los años treinta y cuarenta, es decir durante el periodo de reconstrucción posrevolucionaria. En efecto, a pesar de ser tema tanto de elogios como de críticas de visitantes extranjeros, los arquitectos mexicanos rara vez trataron de contactar a colegas en el exterior para entablar diálogos o aprender de ellos. 2784N36

En un reciente y peculiar libro dedicado al surgimiento de la arquitectura moderna en el mundo, el historiador de la industria y la administración, Mauro Guillén, ha ilustrado las “redes de aprendizaje (apprenticenship), colaboración y educación” de los principales arquitectos en cuyos países la arquitectura moderna floreció de forma temprana. 2784N37 En dicho diagrama, México figura junto a un reducido número de países pioneros. Sin embargo sus arquitectos aparecen formando un bloque independiente sin ningún nexo con colegas o maestros de otros países. Lejos de ser objeto de análisis, este aislacionismo ha sido celebrado y reproducido por la historiografía mexicana más nacionalista. 2784N38

Mario Pani y Enrique del Moral, Plan Maestro de Ciudad Universitaria México DF 1947. Imagen de la revista Arquitectura México 23 (septiembre 1947): 138-146

Mario Pani y Enrique del Moral, Plan Maestro de Ciudad Universitaria México DF 1947. Imagen de la revista Arquitectura México 23 (septiembre 1947): 138-146

La correspondencia del archivo de Cetto deja ver aspectos hasta ahora poco explorados por la historiografía mexicana. El más importante es la crítica que Cetto hace de un sector importante de la modernidad del país y que coincidía en lo general con la opinión de expertos extranjeros. Se atacaba el formalismo de este sector y se deploraba su influencia en el país; por otro lado, se elogiaba con reservas la contribución de un sector más antiguo -el del funcionalismo- identificándolo como el momento inaugural de la arquitectura moderna mexicana. En este sentido, Cetto veía en el primer sector una ruptura negativa con el segundo, y por lo tanto con los orígenes y sentido de la modernidad mexicana misma. Sin embargo reconocía en algunas obras recientes, sobre todo en las de una nueva generación de arquitectos, cierta promesa de continuidad y renovación. Si bien el origen de esta crítica se puede interpretar como expresión de colonialismo cultural, un análisis más detenido revela su carácter disciplinar.

Para la historiografía nacionalista la década de los cincuenta representó el fin de la moderna Escuela Mexicana de Arquitectura y la instauración de un modelo o “estilo internacional” ajeno al proceso de modernidad nacional. 2784N39 Trabajos menos dogmáticos ven en aquella década la consolidación de la modernidad arquitectónica de México, fruto de una síntesis más o menos afortunada entre corrientes internacionales y nacionales. 2784N40 Cualquiera que sea el veredicto, los años cuarenta del siglo pasado representaron un momento de crisis y transición de un modernismo académico hacia formas más articuladas y de mayor resonancia cultural y topográfica. 2784N41

En este sentido, las cartas de Cetto expresan una temprana toma de conciencia que, aunque veía cierta insuficiencia en el funcionalismo mexicano, consideraba un peligro mayor el formalismo que inmediatamente le siguió. Su condición de exiliado le daba una perspectiva privilegiada con la cual contribuiría a aquella transformación mediante su obra construida. Simultaneamente, para dicha transformación también influyó la obra de arquitectos pioneros como Barragán, O’Gorman o De la Mora; de nuevas generaciones como la de Sordo y Álvarez; de nuevos exiliados como Mathias Goeritz o Félix Candela; hasta de Pani, tanto en su “interesante” arquitectura de los años cuarenta como, más relevante, aquella en la que descartó su academicismo. Una vez consolidada la arquitectura moderna mexicana en los años cincuenta, nuevas transformaciones y vicisitudes la pondrían a prueba, y las críticas de Cetto y otros se repetirían. 2784N42

 

“Redes de aprendizaje, colaboración y educación en el campo de la arquitectura del Movimiento Moderno, diez países 1980-1940. Nota: Los vínculos transnacionales entre los graduados de la École des Beaux-Arts no se representan aquí: Argentina (Christophersen, Noel), Francia (Garnier, Le Corbusier, Perret, Sauvage), México (Pani) y Estados Unidos (Hood, Howe, Maybeck, Sullivan)”. Mauro F.Guillén, The Taylorized Beauty of the Mechanical: Scientific Management and the Rise of Modernist Architecture (Princeton: Princeton University Press, 2006)

Dibujo: Amaranta Aguilar basado en el diagrama de Mauro F. Guillén

Referencias

Adrià, Miquel. Mario Pani: la construcción de la modernidad. México: Conaculta, 2005

Ballent, Anahí. El diálogo de la antípodas: los CIAM y América Latina, refundación de lo moderno y nuevo internacionalismo en la posguerra. Buenos Aires: sict, fadu, uba, 1995.

Born, Esther. The New Architecture in Mexico. Nueva York: The Architectural Record – William Morrow, 1937.

Burian, Edward R. (ed.) Modernity and the Architecture of Mexico. Austin: University of Texas Press, 1997

Cetto, Max. “Entrevista con el Arquitecto Max L. Cetto”, Lilia Gómez (ed.) Testimonios vivos, 20 arquitectos. México: Instituto Nacional de Bellas Artes, 1979, 115-120.

Costa, Xavier (ed.) Sert, Arquitecto en Nueva York. Barcelona: Museu d’Art Contemporani de Barcelona-actar, 1997.

Dasques, Françoise. “La Teoría de la Arquitectura Mexicana y su Anclaje Ideológico en el Racionalismo Francés”, Bitácora-Arquitectura 18 (2008), 62-69.

Del Real, Patricio y Helen Gyger (eds.) Latin American Modern Architectures: Ambiguous Territories. Londres: Routledge, 2013.

González de León, Teodoro. “Tres Experiencias con José Villagrán”, en Bitácora-Arquitectura 7 (2002) 30-35.

González, Pozo Alberto. Enrique de la Mora, vida y obra. México: inba, 1981.

Guillén, Mauro F. The Taylorized Beauty of the Mechanical: Scientific Management and the Rise of Modernist Architecture. Princeton: Princeton University Press, 2006.

Hines, Thomas S. Richard Neutra and the Search for Modern Architecture. Berkeley, Los Angeles y Londres: University of California Press, 1982.

Horn, Ann Binkley. “Modern Mexico, Personal Observations and Appraisal of Current Architecture”, en Architectural Record (julio, 1947), 70-83.

Ingberman, Sima. ABC: International Constructivist Architecture, 1922-1939. Cambridge, Mass. MIT Press, 1994.

Larrosa, Manuel. Mario Pani, arquitecto de su época. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1985.

López Rangel, Rafael. La modernidad arquitectónica mexicana: antecedentes y vanguardias. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco, 1989.

Luna Arroyo, Antonio (ed.) Juan O’Gorman, autobiografía, antología, juicios críticos y documentación exhaustiva sobre su obra. Mexico: Cuadernos Populares de Pintura Mexicana Moderna, 1973.

Mumford, Eric. The CIAM Discourse on Urbanism, 1928-1960. Cambridge, Mass: MIT Press, 2000.

Programme du 7ème Congrès CIAM: Grille CIAM d’Urbanisme. Mise en application de la Charte d’Athènes. Bolougne: L’Architecture d’Aujourd’hui, 1948.

Richards, J. M. y Elizabeth Mock, An Introduction to Modern Architecture. Nueva York: Pelican, 1947.

Ruiz Barbarín, Antonio. Luis Barragán frente al espejo. Barcelona: Fundación Caja de Arquitectos, 2008.

Sin autor. “Mexico’s Building Boom”, en Architectural Forum (julio de 1946), 10-13.

Yáñez, Enrique. Del funcionalismo a post-racionalismo: ensayo sobre la arquitectura contemporánea en México. México: Universidad Autónoma Metropolitana, LIMUSA, 1990.

Juan Manuel Heredia

Doctor en Arquitectura

School of Architecture, Portland State University, Estados Unidos

jheredia@pdx.edu

acerca de  |  inicio  |  archivo  |  convocatoria

Bitácora Arquitectura Número 43, julio - noviembre 2019 es una publicación cuatrimestral, editada por la Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México,
a través de la Coordinación editorial de la Facultad de Arquitectura, Circuito Escolar s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, Ciudad de México, C.P. 04510, teléfono: 56 22 03 18.

El contenido de los artículos es totalmente responsabilidad de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista del Comité editorial o de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Se autoriza la reproducción de los artículos
(no así de las imágenes) con la condición de que se cite la fuente y se respeten los derechos de autor. Para suscripción y distribución de ejemplares impresos: bitacoraunam@gmail.com / bitacora.arquitectura@unam.mx

Hemos puesto todo nuestro empeño en contactar a aquellas personas que poseen los derechos de autor de las imágenes publicadas en la revista. En algunos casos no nos ha sido posible, y por esta razón sugerimos a los propietarios
de tales derechos que se pongan en contacto con la redacción de esta revista.

Fecha de la última modificación: 21 de Septiembre de 2020.

Bitácora Arquitectura No. 43, July - November 2019 publishes three times a year. Edited by the Universidad Nacional Autónoma de México. Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City. Publications Department of the School of Architecture (Facultad de Arquitectura), Circuito Interior s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City, +52(55) 56220318.

The content of the articles is entirely the responsibility of its authors and does not necessarily reflect the views of the Editorial Board or the School of Architecture of the Universidad Nacional Autónoma de México. Reproduction of the articles is authorized provided that the source is cited and copyright is respected. This does not apply to images. Subscriptions (printed issues):to bitacoraunam@gmail.com and bitacora.arquitectura@unam.mx

We have done our best effort to find the copyright's owners of the images published in this issue. In some cases this was not possible, therefore we kindly ask them to contact the journal.

Last modification: September 21, 2020

Share This

Compartir

Comparte este artículo