Errare humanun est

Edgar G. Pérez Moreno

Fotografías de Andrés Cedillo

Infra-ordinario. A Description of Public Space Throughout Time

Fernando Gutiérrez Hernández and Ilkka Törmä

Abstract

Infra-ordinario is an urban study of the small plaza [plazuela] de la Campana, a public space in the historic center of Veracruz, Mexico. The term “infra-ordinary”(infra-ordinario) refers to everyday events, actions, and habits so ordinary – such as walking, resting and entertaining in the plazuela – that they are nearly unnoticeable. The study shows how the urban life of this public space emerges by means of everyday events and how the urban morphology and history shape the social space.

This essay shows the plazuela de la Campana as an example where the temporal dimension –the recurring weekly rhythm of use and people’s memories and histories– gives shape to a process of the urban regeneration of public space. The process includes the analysis and creation of urban scenarios on the basis of understanding the past and the present and with the eventual goal of giving form to the potential transformations of the plazuela.

Keywords: Veracruz, public space, urban regeneration, urban design, temporal dimension, space syntax

45 ARCHIVOS DE ARQUITECTURAAutores
EditorialCristina López Uribe
I N V E S T I G A C I Ó N 
The Role of Archives in the Graphic Restitution of Monuments: The Case of the Roman Bridge over the Ofanto River near Canosa di Puglia, ItalyGermano Germanò
Notes from an Archiving Project: Building the Private Archive of an Architect in TurkeySelda Bancı
El archivo como obra total. Amancio Williams y la construcción de su memoriaLuis Müller
¿Hacia una dispersión de archivos arquitectónicos?Sergio M. Figuereido
Cuidar en el archivo de arquitectura: una subversión matrísticaLuz Marie Rodríguez López
El legado de George y Geraldine Andrews para México en los Alexander Architectural Archives de AustinLaura Gilabert Sansalvador
Mónica Cejudo Collera
El archivo y la biblioteca: una provocación para otra historia de la arquitectura del siglo XIXM. Fernanda Barrera Rubio Hernández
Archival Impression: (Re)Collecting Gordon Matta-ClarkMarcelo López-Dinardi
E N S A Y O 
Margot's Dilemma: Exit Through the Back DoorTania Tovar Torres
El archivo jovenGuadalupe E. Luna Rodríguez
Patrimonio documental: memoria y futuro del Archivo de Arquitectos MexicanosLourdes Cruz González Franco
Elisa Drago Quaglia
María Eugenia Hernández Sánchez
Le Centre d’archives d’architecture du XXe siècle de la Cité de l’architecture et du patrimoine. Entrevista a David Peyceré Director del Centre d’archives d’architecture du XXe siècleAndrés Ávila Gómez
R E S E Ñ A S 
En torno a la exposición L'art du chantier. Construire et démolir du XVIe au XXIe siècleAndrés Ávila Gómez
Reseña de la exposición: Unterm RadarMichael Andrés Forrero Parra
Reseñas de librosCamilo Alejandro Moreno Iregui
Pamela Caparroso Gutiérrez
Lilián Martínez Villazón Robledo
  
  

En 1840 Edgar Allan Poe publicó el cuento “El hombre de la multitud,” un texto iniciático para todo aquel interesado en el estudio de la flânerie y el spleen. El relato nos presenta a un individuo en un estado letárgico que despierta tras un periodo de enfermedad. Sentado en un café contempla el ambiente, la estructura urbana, los sonidos y las actitudes de los andantes. Su despertar lo arroja a un espacio acelerado que lo pasma, lo sitúa en una condición anacrónica desde donde logra observar el nacimiento de una época. En un momento, alguien llama su atención y comienza a seguirle, lo acecha por horas sin ninguna razón aparente. Su andar le revela a un hombre: aquel que “representa el arquetipo y el genio del profundo crimen. [Aquel que] se niega a estar solo. Es el hombre de la multitud.” 3714N1 Despertar, salir de la ensoñación, enfrenta al personaje con el nuevo paisaje urbano, producto de una cultura de masas, que lo confronta con la transformación del tiempo, con la nueva manera en que éste es percibido y con las formas en que la humanidad se desplaza sobre él.

Caminar, además de develar los poderes corruptores e incitantes de la vida urbana moderna, se conforma como un acto político que le permite al andante incidir en lo público a través de la mirada que se forja durante un recorrido y que señala el crimen de todo aquello corrompido en el territorio. Existe un conflicto grave cuando hablamos de política, el cual radica en que generalmente es entendida como una actividad exclusiva de los gobernantes, de aquellos que representan a los ciudadanos y se encargan de configurar el destino de una región, ya sea de un país o una ciudad, sin embargo, lo político no sólo debe ser entendido de esta manera, al contrario es un acto al que todos los individuos como ciudadano libres tenemos derecho. La palabra “política” viene del vocablo griego polis (ciudad), por ende lo político se trata de aquello que nos incumbe a los ciudadanos como parte de un territorio donde se articulan los procesos sociales.

La noción aristotélica zoon politikon no necesariamente sugiere que todo hombre se conforma como una criatura política o que en cualquier lugar donde habite un individuo, independientemente de cual sea, exista lo político. El concepto nos remite a que todo hombre libre que vive en una polis y participa de su organización tiene un carácter político. Hannah Arendt 3714N2 explica que esto no significa que la política fuera entendida en la Grecia clásica como un medio para posibilitar la libertad humana: ser libre y ser ciudadano eran elementos intrínsecos, porque para poder ser ciudadano ya se debía ser libre. Todo ciudadano gozaba de libertad, por ende, tenía derecho a la palabra, esto se refiere a la posibilidad de discutir los asuntos de mayor importancia para la ciudad. Esta actividad política era excluyente de mujeres, niños, esclavos y barbaros, porque no eran considerados como ciudadanos.

Dialogar entre iguales se refería a la libertad de expresar ideas para ser debatidas ante los demás como hombres libres (literalmente hombres como género). Cuando los griegos decían que los esclavos y los bárbaros no poseían la palabra (que eran aneu logou), 3714N3 aludían a que se hallaban en una situación en que el habla libre era imposible. Arendt describe que la libertad griega no precisaba de una democracia igualitaria, en el sentido moderno, sino de una esfera delimitante en la que unos pocos (los supuestos mejores) trataran entre iguales, evidentemente esta igualdad no tiene nada que ver con nuestro concepto de justicia.

Aquel ciudadano que renunciaba a la polis, o se veía expulsado de ella, no sólo perdía su hogar, también, dejaba el sitio donde por fundamento era libre. Al renunciar al ágora perdía su derecho a la palabra y abandonaba la capacidad de ser escuchado en el terreno público, escindiendo la relación de igualdad entre él y sus semejantes.

Es evidente que no es lo mismo polis, urbis y città, ya que cada uno de estos conceptos posee sus propias cualidades y no es recomendable utilizarlos de manera indistinta como sinónimos; sin embargo, dejando a un lado por el momento las influencias helenas, quiero introducir un término latino, con el objeto de abordar el estado marginal y nómada de un individuo fuera de la ciudad. El verbo errare significa vagabundear o deambular sin rumbo. La palabra error hace referencia al verbo latino que en un principio denotaba la acción de desviarse del buen camino para tomar la senda de la divagación, este proceso de intemperancia mental tenía como consecuencia el alejamiento de la verdad y, por ende, el equívoco. Se puede considerar que abandonar la condición de ciudadanía esboza un error, porque es una situación que, por un lado, cancela el acceso a la verdad y, por otro, anula la pertenencia política a un territorio (con la pérdida de libertad de palabra que esto conlleva).

Errar se trata de un acto radical, porque a diferencia del peregrino 3714N4 (que decide salir del hogar y abandonar su espacio de comodidad para transitar por el agro en busca de purificación e iluminación, con la posibilidad de un eventual retorno), para el errante el regreso es imposible porque no posee hogar, su relación de extranjería perenne con el territorio le lleva a formar vínculos de pertenencia con el camino.

Sin embargo, errar no se establece como una fatalidad total: andar fuera de la conformación política abre el camino hacia una disidencia del espacio, con lo que se instaura al errante como un espectador en espera del acontecer. Lo aleja de la figura del badaud, el “mirón,” que camina por la ciudad y la percibe sin asimilarla en la conciencia, un andante al cual las cosas del mundo exterior le son indiferentes (existe de manera superficial y sin matices ni características singulares), caminar le resulta un acto mecánico que lo lleva a recorrer el espacio de manera irreflexiva y le incita a percibir todo objeto o sujeto como una mancha en el paisaje.

El errabundeo se presenta como una justificación vital donde la exploración se convierte en el objetivo fundamental de un fenómeno de entendimiento territorial. Ralph Waldo Emerson señala que las caminatas son una especie de cruzadas (dentro de nosotros), que nos obligan a reconquistar la Tierra Santa en manos de los infieles. Errar se dispone como una forma de llevar el juego (en términos del poeta Friedrich Schiller, esa relación donde el sujeto recibe información del objeto más allá de lo meramente aparente y dado como natural, pero también, participa de su construcción y asimilación como conocimiento) al ámbito de lo público cotidiano para reconquistar el espacio tomado por el Estado y los regímenes autoritarios; rompe con la alienación a través de una relación de extrañeza con las cosas, al cuestionar las fantasmagorías que llevan ocultas las fuerzas de producción dadas en la mercancía como algo natural. El juego del caminar nos enfrenta a la ruina, abre nuestra mirada al fracaso de las promesas de vida que el capitalismo derramó sobre los objetos, nos convierte en una especie de flâneurs.

Según Walter Benjamin: “Una de las ideas básicas del callejeo es que el fruto de la ociosidad tiene más valor […] que el del trabajo.” 3714N5 El flâneur se dedica al ejercicio de la ciudad, a observar a la masa para brindarle un sistema de entendimiento que se extiende en función de él como caminante solitario. Benjamin se refería a la masa como el sujeto colectivo capaz de operar las transformaciones políticas, ya sea la catástrofe fascista o la revolución comunista. Estas transformaciones son posibles debido a una subjetividad común que identifica a la colectividad y que se enuncia en una política común dentro del territorio.

El flâneur gana tenacidad con cada paso y toma fuerza para vencer las tentaciones que le suponen la presencia de lo conocido y el fulgor del escaparate que seduce; se guía por la incertidumbre, el deseo de encontrar no le permite quedarse inmóvil y lo empuja a la búsqueda continua de lo velado. Su vida se desarrolla en los paseos, avenidas y bulevares que lo transportan a un tiempo desaparecido, lo proponen como heredero de un pasado que ha decidido retomar a voluntad; a través de su andar proporciona una superficie de inscripción a todo aquello ignorado por la historia. En la flânerie, el cuerpo y la mente forman una simbiosis ineludible, caminar incita al juego que rompe con la alienación a través de una relación de extrañeza con las cosas cotidianas.

El mapa topográfico de la ciudad se ciñe a la autobiografía, a una microhistoria que se limita a través del hábito que configura nuestra percepción por medio del desgaste de lo ordinario y del acto repetitivo que nos insta a prescindir del detalle. Constantemente se hace referencia a la propuesta benjaminiana que nos incita a perdernos, a instruirnos de una manera adecuada para extraviarnos en la ciudad: “No lograr orientarse en una ciudad aún no es gran cosa. Más para perderse en una ciudad, al modo de aquel que se pierde en el bosque, hay que ejercitarse. Los nombres de las calles tienen que ir hablando al extraviado, al igual que el crujido de las ramas secas, de la misma manera que las callejas del centro han de reflejarle las horas del día con tanta limpieza como un claro en el monte.” [ii]

 

Infancia en Berlín hacia el mil novecientos no es un elogio a la desorientación; al contrario para perderse se necesita de un entrenamiento, de aprender prácticas específicas que lo permitan. Pensar que esta proposición benjaminiana es una guía para derivas urbanas se trata de un error grave, no es una técnica que se pueda repetir en cualquier ciudad. Cuando Benjamin habla de aprender a perderse piensa en Berlín, la ciudad donde nació. Este aprendizaje de la desorientación sólo es posible en la ciudad a la que se pertenece, porque permite crear una mirada extrañificadora que invita a observar cada calle y edificio de la ciudad (aún los espacios más cotidianos) como si nunca se hubiese hecho.

Las derivas 3714N7 fueron métodos de exploración urbana establecidas por la Internacional Letrista, que posteriormente se convirtió en la Internacional  Situacionista y que retomó muchas de las prácticas del errabundeo de Dadá. 3714N8 Guy Debord, miembro fundador del grupo de los situacionistas,  expresó que las derivas aceptaban el azar, pero no se ceñían a él. Estas caminatas se encontraban sujetas a ciertas reglas:

  • Fijar por adelantado la dirección mediante una cartografía psicogeográfica.

  • La dimensión del espacio a explorar podía variar, desde una manzana o barrio, hasta una ciudad completa.

  • La deriva debía emprenderse en grupo de dos o tres personas unidas por un mismo estado de conciencia.

  • Su duración se fija en un día, pero podía extenderse el tiempo que fuera necesario

Pero Benjamin jamás utiliza la palabra deriva; ni mucho menos limitó su andar a un método único que determinara la forma en que todas las ciudades debiesen ser recorridas. Las caminatas de Benjamin respondieron a las condiciones específicas del territorio, cada ciudad que visitó se desplegaba ante él como un nuevo terreno fértil de investigación. Martin Kohan aclara que cuando Benjamin “escribe sobre Berlín lo hace desde Proust, y no desde Baudelaire […] Sus paseos por la ciudad se acercan en todo caso [a los] de Robert Walser, y no [a los] del flâneur […] su impronta es la de la memoria involuntaria.” 3714N9

París se constituye como la capital del flâneur y toma a Baudelaire como portavoz. Cuando Benjamin escribe sobre las calles parisinas lo hace desde esa posición, para él, la flânerie es indisociable de la traza urbana proyectada por Haussmann, de las fotografías de Eugène Atget, de los pasajes, de la poesía baudelairiana, en fin, del paisaje parisino moderno. Caminar por las calles de París “no se trata de ‘leer’ un mapa de la ciudad en plena ciudad. Se trata de leer la poesía de Baudelaire” 3714N10 [escrita en las calles, explica Kohan]. Sin embargo, no sólo hay diferencia entre las caminatas por estas dos ciudades; cuando Benjamin escribe sobre Moscú denota una sensación de inseguridad corporal distinta de la que puede poseer un flâneur mientras se enfrenta a las calles parisinas, perderse en Moscú no resulta práctico ni recomendable para un extranjero que apenas la conoce.

En Moscú no hay que aprender a perderse: hay que aprender a orientarse. Perderse en Moscú sólo conlleva malestar y contratiempos, y no alienta una experiencia de exploración urbana […] Aquí la ciudad se presenta estrictamente como un espacio por donde desplazarse, y no como la expresión de la subjetividad transpuesta a las calles y los barrios. 3714N11

Si pensamos en Nápoles, otra ciudad de la cual Benjamin escribió, descubriremos entornos totalmente distintos, no sólo en cuanto a estructura de la traza urbana (muy cercana a lo medieval), sino a sus condiciones culturales. Benjamin encuentra en Nápoles calles colmadas de gente, pero en esta ocasión no se trata de una masa politizada como la que uno podría esperar en Moscú, ni la multitud urbana de París, sino el pueblo entretenido (explica Kohan). 3714N12 Benjamin tropieza en cada esquina con una ciudad en plena transformación, sin embargo no se trata de una mutación impuesta por el proceso modernizador, como sucedió en París, el cambio es el carácter en el cual Nápoles se afirma y reconoce. 3714N13 La condición populosa de la ciudad tiene la capacidad de disolver fronteras; el espacio se mezcla a partir de la traza y el diseño arquitectónico. Nápoles es una ciudad porosa, un territorio donde todo se cuela por los intersticios y conecta a través de huecos (la baja cultura con la alta; la religiosidad con lo profano; lo privado con lo público; la mendicidad con el comercio y el tiempo de la fiesta con el tiempo del trabajo).

Pero regresemos al tema principal, el errante se ha ido conformando a lo largo de los años como un caminante que participa del andar de tal manera que dedica su tiempo a la exploración de las configuraciones territoriales, reafirma su presencia con el cuerpo porque sus pasos lo llevan a enfrentarse con la realidad, producto de las resoluciones políticas de los sistemas democráticos. Vagar se establece como una provocación que transgrede el ágora contemporánea, esa esfera pública (como espacio virtual o físico; institucional o civil) que nos permite opinar sobre los asuntos públicos e intentar incidir en ellos a través de la palabra. Por medio de la presencia no autorizada, el errante encuentra los detritos sociales negados o escondidos por el Estado. Errar insta lecturas territoriales: una serie de investigaciones sobre los códigos sociales, lingüísticos y culturales del espacio; divagar provoca que el cuerpo y la mente se enfrenten a contextos de control, emergencia, opresión y marginalidad territorial. El errante descubre programas visuales, la forma autorizada y tipificada del aparecer de cada cosa, somos inconscientes de que nos enfrentamos en todo momento a imágenes que parten de un mundo real pero que no son la realidad en sí. Los programas que sostienen la imagen persiguen el propósito de ejercer una forma de modelación de los objetos y los sujetos que responden a intereses religiosos, ideológicos, éticos o de consumo. Errar denuncia los procesos de producción que sostienen al objeto y subvierte los mecanismos de exposición, despojando al objeto de su valor de uso.

Pareciera que la lógica del caminante instaura una relevancia esencial del arribo; para ir de un lugar a otro lo conveniente es buscar la ruta más cómoda, pero caminar no sólo se trata de un estado de permuta espacial cuyo único fin es avanzar. El errabundeo conlleva un acto de re-creación, en primer lugar, modifica el territorio cuando la conciencia corpórea del caminante se enfrenta con el espacio y lo asimila en la experiencia. Esa conciencia nos permite reconocernos dentro del lugar. Nuestras piernas son la medida de longitud con la cual evaluamos los recorridos; la mirada nos sitúa en el espacio y nos permite vernos como parte de un entorno; el oído identifica el paisaje sonoro que nos indica las características del lugar; 3714N14 ciertos aromas se asocian con zonas urbanas concretas. Las ciudades son entornos sensoriales complejos donde los sentidos hacen lugar, transmiten información para formar juicios racionales y emocionales, además, actúan como detonantes de procesos de anamnesis que nos ligan al espacio y nos instan a resignificarlo.

Otra posibilidad de re-creación se da en la distracción, en una arqueología del errabundeo que permite aplicar la mirada como método para revelar el palimpsesto de la ciudad. El cruce del cuerpo con los espectros espaciales permite observar no únicamente lo que se tiene enfrente, sino también todo lo que no está físicamente presente en el terreno (memorias y recuerdos que habitan nuestra mente y las piedras que sostienen a los edificios).

Distraerse es olvidarse […] de lo que se está mirando, es dividir la parte moral de la física; hay distracción cuando nuestro cuerpo se halla colocado en un lugar cualquiera, y nuestra imaginación y nuestra voluntad vagan en regiones distantes. Y entonces, como nuestra naturaleza es tan limitada, no podemos entender ni comprender lo que vemos, hablamos y obramos maquinalmente, sin pensar lo que hacemos y lo que decimos. 3714N15

La capacidad de síntesis del errante le permite crear heterotopías, 3714N16 ciudades que tienen un sustento dentro de la realidad pero además una dimensión metafísica, existen como imágenes poéticas que conjugan el influjo de la subjetividad de su imaginador con la materialidad de lo real. Las heterotopías le permiten al errante leer la ciudad como un palimpsesto revelado, porque a través de ellas logra vincular la historia del lugar, sus recuerdos y expectativas con un espacio donde estas capas diversas se superponen. La presencia del errante en el lugar le permite rasgar los envoltorios superficiales de homogeneidad sociocultural. Atravesar un espacio nos enfrenta con la historia, obliga al pensamiento a reconstruir lugares a partir de la memoria y el recuerdo; la dimensión temporal pretérita se funde con el instante del estar ahí, dentro de lo urbano-arquitectónico: al penetrar, encontrar y ocupar el contexto espacial. “Más que estar contenido separadamente en algún lugar de la mente o del cerebro, el pasado es un ingrediente activo de los mismos movimientos corporales que llevan a cabo una acción particular,” 3714N17 escribe Edward S. Casey. Historia, memoria y recuerdo son indisociables del lugar de excavación.

Convertirse en un errante nos lleva a conformarnos como disidentes para enfrentar un espacio tomado que debe ser re-ocupado. Errar es superar el hábito y la comodidad de los espacios cotidianos para encarar una lucha en contra de los sistemas de control y restricción territorial. Alguna vez Francesco Careri me dijo: “hay que perder el tiempo para poder ganar espacio.” Hay que divagar, caminar para exaltar el pensamiento, para salir de la comodidad y para desahogar el miedo de una sociedad cada vez más limitada. Erremos, porque errare humanum est.

 
 
 
Edgar G. Pérez Moreno
Licenciado en Humanidades

Universidad del Claustro de Sor Juana

Maestro en Urbanismo, Facultad de Arquitectura

Universidad Nacional Autónoma de México

edgar.latitud19@gmail.com

acerca de  |  inicio  |  archivo  |  convocatoria

Bitácora Arquitectura Número 43, julio - noviembre 2019 es una publicación cuatrimestral, editada por la Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México,
a través de la Coordinación editorial de la Facultad de Arquitectura, Circuito Escolar s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, Ciudad de México, C.P. 04510, teléfono: 56 22 03 18.

El contenido de los artículos es totalmente responsabilidad de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista del Comité editorial o de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Se autoriza la reproducción de los artículos
(no así de las imágenes) con la condición de que se cite la fuente y se respeten los derechos de autor. Para suscripción y distribución de ejemplares impresos: bitacoraunam@gmail.com / bitacora.arquitectura@unam.mx

Hemos puesto todo nuestro empeño en contactar a aquellas personas que poseen los derechos de autor de las imágenes publicadas en la revista. En algunos casos no nos ha sido posible, y por esta razón sugerimos a los propietarios
de tales derechos que se pongan en contacto con la redacción de esta revista.

Fecha de la última modificación: 21 de Septiembre de 2020.

Bitácora Arquitectura No. 43, July - November 2019 publishes three times a year. Edited by the Universidad Nacional Autónoma de México. Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City. Publications Department of the School of Architecture (Facultad de Arquitectura), Circuito Interior s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City, +52(55) 56220318.

The content of the articles is entirely the responsibility of its authors and does not necessarily reflect the views of the Editorial Board or the School of Architecture of the Universidad Nacional Autónoma de México. Reproduction of the articles is authorized provided that the source is cited and copyright is respected. This does not apply to images. Subscriptions (printed issues):to bitacoraunam@gmail.com and bitacora.arquitectura@unam.mx

We have done our best effort to find the copyright's owners of the images published in this issue. In some cases this was not possible, therefore we kindly ask them to contact the journal.

Last modification: September 21, 2020

Share This

Compartir

Comparte este artículo