Crónica de un movimiento telúrico
Asunción Ixtaltepec, Oaxaca

Texto y fotografías: Santiago Constantino De Angoitia

La provincia como lugar ajeno y desconocido, como límite entre “ellos y nosotros,” mucho más que delimitación territorial es una demarcación que alude al concepto de progreso, lo que sea que esto quiera referir. Son distintos, somos distintos: ellos los desprotegidos, los necesitados.

Esta es la manera recurrente de abordar el tema, se presume conocer, pero no se les entiende; el máximo acercamiento es una excursión con la escuela o el viaje en familia para conocer el mar.

Es entonces cuando parecía que la tragedia del sismo del 7 de septiembre de 2017 les daba un lugar protagónico, era el momento de mostrarse, de exigir, de pedir ayuda, de tratar de solventar todas aquellas necesidades que no han sido atendidas por décadas. El momento de escuchar historias, de tratar en la catástrofe de entender la cotidianeidad: los niños jugando avioncito en el patio, los perros tomando el sol frente a la carnicería, la abuela que saca su silla para ver pasar a la gente, el carrito de las nieves con su melódico pregón, el alcohólico del barrio recostado en la hamaca bajo los tamarindos. Todo eso podría ser, a medias, o fue, pero no es, se menciona por tratar de dotar de cierta verosimilitud a aquel paisaje, desolado, destrozado, difícil de asimilar.

Las casas se van sumando en formularios, se marcan con aerosol naranja con las siglas del IPN (Instituto Politécnico Nacional) y se van dejando atrás las historias que hubieron de albergar.

De esta esquina a la siguiente, una casa está dañada y la otra también, algunas parecen más estables de lo que están, otras en cambio aparentan mayor daño del que en realidad tienen, pero todas tienen algo y ante la duda la gente prefiere estar en las calles. El baño de afuera, el del patio, ese que la familia lleva años queriendo cambiar es hoy su mejor aliado, al menos se tienen baños, uno por lote y el que no tiene pide prestado, el punto es no entrar a las casas.

“Ya pasaron los del poli pero no dijeron nada, sólo pusieron su marca y queremos saber si podemos hacer algo, si podemos entrar a sacar algunas cositas, llevamos días y no sabemos qué hacer.”

Cómo se le explica a una madre soltera que el lugar donde vio crecer a sus hijos no existirá más, que el único recuerdo que tenía de aquel esposo que se fue a buscar la vida a California está bajo dos losas de concreto.

Para eso no se está preparado en las escuelas de arquitectura, ¿cuántas clases de teoría de la arquitectura, de estructuras de concreto, acero, madera? De los proyectos, todos o casi todos son museos, aeropuertos, hasta panteones verticales para variar, sin embargo nadie, absolutamente nadie te mostró un protocolo de emergencia; sabes del terremoto de 1985 porque has visto documentales, porque se redactaron nuevos reglamentos o porque alguno de tus familiares lo vivió directamente. De las brigadas de arquitectos, nada o casi nada. ¿De qué sirvió la experiencia si no la recordamos; de qué sirve esta experiencia si no la utilizamos?

Los alumnos presionaron a los profesores y a las autoridades para organizar brigadas de apoyo a las poblaciones afectadas por los sismos, en ausencia de un protocolo se burocratizaron las opciones de ayuda y se programaron asambleas para llegar a acuerdos.

Ante la situación y la presión estudiantil se consiguió un contacto en el istmo de Tehuantepec a través de la Coordinación de Servicio Social, para realizar una brigada el día siguiente a las 7 de la mañana. Por ello se necesitaban a todos los integrantes para ese mismo día por la noche; somos los más aventados, los más urgidos de ayudar, quienes nos apuntamos, no necesariamente los más preparados.

Se forma entonces el grupo y se reconoce a la unam (Universidad Nacional Autónoma de México) y a la Facultad de Arquitectura por enviar a la primera brigada oficial en la gaceta de la máxima casa de estudios. Un grupo de tres profesores y siete alumnos, casi todos de quinto semestre, con lápices y un formato obsoleto para levantamientos utilizados en 1985 como únicas armas.

No se sabe cuál es la situación del lugar, es posible que haya brotes de violencia, la emergencia ya pasó y la frustración crece, no se sabe si habrá comida, baños, un sitio para dormir.

Antes de comenzar el viaje llegan los periodistas de la gaceta hacen un par de preguntas que permitan editorializar la nota, las redes sociales explotan, ya era hora, la máxima casa de estudios en auxilio de Oaxaca, o así se lee por lo menos. Pero hay algo de verdad, la gente esperaba a la universidad de la nación, poco les importaba cuando se les explicó que no contábamos con los conocimientos, capacidades y argumentos necesarios para valoraciones técnicas, es poco más que una labor de campo la de esta brigada, es mostrar que estamos ahí, que se está dispuesto.

Al llegar al albergue que nos recibiría la situación es más que cómoda: un amplio patio para colocar casas de campaña, agua potable, baño y una cocina comunitaria dispuesta a apoyar con la alimentación. Es doña Luz la encargada del lugar, un lote generoso que ante el sismo se encuentra vacío, la pequeña casa en el suelo y lonas amarradas de los árboles, pero ésta no es su casa, la suya no se cayó por completo, aunque a decir verdad habrá que derribarla.

45 ARCHIVOS DE ARQUITECTURAAutores
EditorialCristina López Uribe
I N V E S T I G A C I Ó N 
The Role of Archives in the Graphic Restitution of Monuments: The Case of the Roman Bridge over the Ofanto River near Canosa di Puglia, ItalyGermano Germanò
Notes from an Archiving Project: Building the Private Archive of an Architect in TurkeySelda Bancı
El archivo como obra total. Amancio Williams y la construcción de su memoriaLuis Müller
¿Hacia una dispersión de archivos arquitectónicos?Sergio M. Figuereido
Cuidar en el archivo de arquitectura: una subversión matrísticaLuz Marie Rodríguez López
El legado de George y Geraldine Andrews para México en los Alexander Architectural Archives de AustinLaura Gilabert Sansalvador
Mónica Cejudo Collera
El archivo y la biblioteca: una provocación para otra historia de la arquitectura del siglo XIXM. Fernanda Barrera Rubio Hernández
Archival Impression: (Re)Collecting Gordon Matta-ClarkMarcelo López-Dinardi
E N S A Y O 
Margot's Dilemma: Exit Through the Back DoorTania Tovar Torres
El archivo jovenGuadalupe E. Luna Rodríguez
Patrimonio documental: memoria y futuro del Archivo de Arquitectos MexicanosLourdes Cruz González Franco
Elisa Drago Quaglia
María Eugenia Hernández Sánchez
Le Centre d’archives d’architecture du XXe siècle de la Cité de l’architecture et du patrimoine. Entrevista a David Peyceré Director del Centre d’archives d’architecture du XXe siècleAndrés Ávila Gómez
R E S E Ñ A S 
En torno a la exposición L'art du chantier. Construire et démolir du XVIe au XXIe siècleAndrés Ávila Gómez
Reseña de la exposición: Unterm RadarMichael Andrés Forrero Parra
Reseñas de librosCamilo Alejandro Moreno Iregui
Pamela Caparroso Gutiérrez
Lilián Martínez Villazón Robledo
  
  
Santiago Constantino De Angoitia

Estudiante de la Licenciatura en Arquitectura

Facultad de Arquitectura

Universidad Nacional Autónoma de México

santiagocdea@gmail.com

acerca de  |  inicio  |  archivo  |  convocatoria

Bitácora Arquitectura Número 43, julio - noviembre 2019 es una publicación cuatrimestral, editada por la Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México,
a través de la Coordinación editorial de la Facultad de Arquitectura, Circuito Escolar s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, Ciudad de México, C.P. 04510, teléfono: 56 22 03 18.

El contenido de los artículos es totalmente responsabilidad de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista del Comité editorial o de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Se autoriza la reproducción de los artículos
(no así de las imágenes) con la condición de que se cite la fuente y se respeten los derechos de autor. Para suscripción y distribución de ejemplares impresos: bitacoraunam@gmail.com / bitacora.arquitectura@unam.mx

Hemos puesto todo nuestro empeño en contactar a aquellas personas que poseen los derechos de autor de las imágenes publicadas en la revista. En algunos casos no nos ha sido posible, y por esta razón sugerimos a los propietarios
de tales derechos que se pongan en contacto con la redacción de esta revista.

Fecha de la última modificación: 21 de Septiembre de 2020.

Bitácora Arquitectura No. 43, July - November 2019 publishes three times a year. Edited by the Universidad Nacional Autónoma de México. Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City. Publications Department of the School of Architecture (Facultad de Arquitectura), Circuito Interior s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City, +52(55) 56220318.

The content of the articles is entirely the responsibility of its authors and does not necessarily reflect the views of the Editorial Board or the School of Architecture of the Universidad Nacional Autónoma de México. Reproduction of the articles is authorized provided that the source is cited and copyright is respected. This does not apply to images. Subscriptions (printed issues):to bitacoraunam@gmail.com and bitacora.arquitectura@unam.mx

We have done our best effort to find the copyright's owners of the images published in this issue. In some cases this was not possible, therefore we kindly ask them to contact the journal.

Last modification: September 21, 2020

Share This

Compartir

Comparte este artículo