Conexiones en el espacio

Gabriel Benítez Gutiérrez

Resumen

Al pasar del tiempo, la humanidad ha incorporado nuevas formas de comunicación que no son ajenas al espacio urbano-arquitectónico. Del telégrafo a las redes telemáticas, se ha articulado una gramática para racionalizar y actuar en el mundo en virtud de los medios. El artículo propone una reflexión sobre algunos puntos aleatorios, en forma de pistas, para identificar, valorar y actuar en consecuencia sobre la cultura de la mediatización en la vida social.

Palabras clave: mediación, masas, arquitectura, ciudad, redes

Connections in space

Gabriel Benítez Gutiérrez

Abstract

Over time, mankind has incorporated new forms of communication that are not alien to the urban-architectural space. From the telegraph to telematic networks, a new language has been articulated to rationalize and act in virtue of media. This article offers a perspective about some random ideas, that act as clues to help, identify and act accordingly about the culture of mass media in social life.

Keywords: mediation, mass, architecture, city networks

2 7 A R Q U I T E C T U R A, C I U D A D Y M E D I O SAutores
EditorialCristina López Uribe
I N V E S T I G A C I Ó N 
La casa de Mies: exhibicionismo y coleccionismoBeatriz Colomina
Del brazo y por la calle Construcciones culturales de la ciudadGeorgina Cebey Montes de Oca
Conexiones en el espacioGabriel Benítez Gutiérrez
Escenarios para la historia y el olvido en el México moderno 1942-1958Keith L. Eggener
México y el CIAM Apuntes para la historia de la arquitectura moderna en MéxicoJuan Manuel Heredia
Medios y tecnología en la concepción arquitectónicaRonan Bolaños Linares
Los cielos del sur Luis Müller
Un día nubladoCristian David Luna
La arquitectura de contenedores y el paisaje: una nueva mirada a través del Site Specific ArtMaría Cabrera Vergara
E N S A Y O 
Los videojuegos y su implicación arquitectónicaJosé Manuel Márquez Corona
Realidad virtual vs. percepción humanaJorge Tamés y Batta
hi{a}toNuria Benítez
R E S E Ñ A S 
Casa NoriegaRegina de Hoyos Duarte
Estación Metrobus Centro Cultural UniversitarioHonorato Carrasco Mahr
Reseñas de librosAlejandro Ochoa Vega
Xavier Guzmán Urbiola
Rebeca Monroy Nasr
Athenea Papacostas Villegas
  
  

Un nuevo medio o la inclusión de uno en otro existente. Es la posibilidad de un nuevo tipo de relación, de una nueva forma de encuentro. 

Barco eléctrico. Era el 16 de agosto de 1858 cuando la reina Victoria del Reino Unido envió el primer telegrama trasatlántico al presidente de Estados Unidos. El arribo de un mensaje, que tomaría a un barco y su tripulación más de diez días en cruzar el océano, se podía reducir a minutos. Aquel acontecimiento fue cautivador en su tiempo; retomando a Marshall McLuhan: “el medio era el mensaje”. Unir electrónicamente a Europa con América abrió una puerta insólita que presagiaría en parte las interconexiones humanas y la morfología de la sociedad global.

Aproximar lo distante. Este brazo interoceánico, además de emotivo, resignificó la noción del ser humano con el espacio. Acariciamos el terciopelo de un “poder decir” sin precedentes: a más de 3000 km y con relativa inmediatez, se empezaban a difuminar los límites geográficos, al menos para la comunicación. Se abstraía la distancia en el imaginario social en favor de una era electrónica y bajo la sombra de un código. Los telégrafos (del griego τηλε, “lejos”, y γραφειν, “escritura”,) poseían diferentes sistemas de signos y lenguajes. 2728N1

Ilusiones. Pensar en el telégrafo, en la atmósfera de su funcionamiento, encierra un perfil casi enigmático. Señales que se volverían textos. Codificar y decodificar. Incluso sería un eslabón de nuevos discursos sociales. Esperanzas. Alexandre Vandermonde consideró que:

[…] el fondo de este invento puede bastar para hacer posible el establecimiento de la democracia en un gran pueblo. Muchos hombres respetables, entre los cuales hay que mencionar a Jean-Jaques Rousseau, han pensado que el establecimiento de la democracia era imposible en los grandes pueblos. ¿Cómo puede deliberar un pueblo así? Entre los antiguos, todos los ciudadanos se reunían en una plaza; se comunicaban a su voluntad. 2728N2 

La plaza. Había sido históricamente un territorio para hablar al “gran público”, para agrupar a la ciudadanía, comunicar a las masas y hacer política. Vandermonde veía en el telégrafo una posibilidad exógena al espacio acotado y de proximidad física; pensaba en la telecomunicación como el engrane que hacía falta para poner en “sintonía democrática” a un gran pueblo. Mas aquel discurso ignoraba, en parte, que la mediación es poder. Armand Mattelart narra que el código de los mensajes del telégrafo óptico estaría controlado por el Estado francés; se desvanecía –temporalmente– la hipótesis de Vandermonde: “[…] en nombre de la seguridad interior y la defensa nacional”. 2728N3

 

#RetoMinimalismos42 Fotografía: David García Ferreiro Licencia: (CC BY-NC-SA 2.0)

La sala. Es zona de comunicación con cercanía física, un tipo de espacio-icono del convivio social. Ella se desprende de otra idea de Alexander Vandermonde cuando observa que el telégrafo “puede servir para hablar a grandes distancias tan sencillamente y tan claramente como en una sala” […] 2728N4 Lo lejano no impide una agrupación social donde los rostros descansan, en favor de un nuevo juego de representaciones, en una sala inmaterial.

El ferrocarril mata el espacio, de forma que quedamos abandonados al tiempo. ¡Ojalá pudiéramos matar también el tiempo! Es como si las montañas y los bosques se movieran hacia París. Puedo oler el aroma de los bosques de tilos de Alemania, y el Mar del Norte está rugiendo ante la puerta de mi casa. (Heine, 1854). 2728N5

Hacia un análisis. Distingo tres ejes para identificar las consecuencias de los medios de comunicación en el contexto del espacio urbano-arquitectónico: la transformación del entorno físico construido: edificios, infraestructura, lugares y muebles que dan soporte a la nueva tecnología (desde oficinas telegráficas hasta dispositivos, antenas y redes de cableado); nuevos hábitos sociales (p. ej. sentarse frente al receptor); un eventual cambio en la visión del mundo. En lo sucesivo estos ejes de interpretación pueden aparecer de forma alterna. 

De la escritura a la voz. El teléfono (del griego τηλε, “lejos”, y φωνοϚ, “sonido”) es un invento atribuido a Antonio Meucci, quien en 1857 buscaba satisfacer una necesidad en su propio hogar: comunicarse con su esposa enferma, que habitaba en la planta alta, cuando él no se hallase cerca. Escuchar al otro a distancia articulaba una gramática de “realismo” sobre la escritura telegráfica. Transmitir voz, lleva de un punto a otro una abstracción de la presencia en la ausencia. Era un reencuentro con la tradición oral, a modo de correspondencias fonéticas.

Otro sitio. No había sólo un fenómeno de “acortamiento espacial” con el teléfono, algo que ya auspiciaba el telégrafo. Observemos a las personas cuando hablan y notaremos que aun en nuestros días se genera esta sensación que disloca el territorio que se pisa; nos pone en otro sitio –al menos en la psique– cuya estructura deriva de la instantaneidad y la fidelidad del medio, de poder entrelazar emociones en tiempo real.

Refugios. Las líneas telefónicas fijas se instalarían en hogares, oficinas, comercios y diversos sitios. Tras un largo proceso de expansión que inicia –y posiblemente termina– en el siglo xx, se territorializaba el lugar para la telecomunicación. En la casa, al menos cuando el dispositivo era alámbrico, generaba pequeños refugios de encuentro virtual, tradicionalmente un sofá o silla junto a una mesita, la del teléfono. Aquel lugar, pedazo de la casa configurado para tal efecto, contradictoriamente salía de ella. Era un punto de fuga. Después sería necesario situar los teléfonos con largos cables y colgarlos a la pared para alcanzar nuevas distancias, para conseguir humanos multi-tasking: cocinar y hablar, reparar algo y hablar, comer y hablar, entre otras tantas actividades. 

Triangulación. Las centrales telefónicas de las empresas serían un icono de este fenómeno: mujeres-operadoras que enlazaban llamadas. Organizadas en largas filas, sentadas frente a conmutadores y atentas a la diadema; veloces, triangulaban, literalmente, la comunicación de las personas en el espacio. 2728N6 Los enlaces en su mayoría funcionaban para establecer la denominada “larga distancia”, cuya voz anónima era el nexo de tres lugares indistintos entre sí que se “tocaban”, al menos por un momento.

Objetos. Cabinas y teléfonos. Representantes de una ola de la cultura de masas. Referencia de su tiempo, de la modern society. Formaron parte del imaginario global, como la icónica cabina de Londres o el disco de marcar con su particular mecanismo giratorio. Hay también teléfonos análogos de objetos arquitectónicos, como el Paramount Torre Eiffel de 1892 o el Roman Column de 1897; hasta algunos con cierta fisionomía como el Crosley cr92 Country Wall Phone II. Artilugios metálicos, de madera o plástico. Se mimetizan en el ambiente o destacan por su atractiva complejidad: se vuelven artefactos icónicos del espacio humano.

Cabinas en extinción. La implementación de las cabinas telefónicas en el espacio público insertó una nueva función en la calle; tales objetos eran como lunares que particularizaban el rostro de la ciudad. Instaladas en prácticamente cualquier esquina, están ahora en una casi irremediable extinción, debido a la fuerte adquisición de teléfonos móviles. En São Paolo se instituyó un concurso en el que se elegirían un centenar de propuestas para rediseñar cabinas como un atractivo más de la ciudad brasileña: formas alusivas que irán de un cerebro a un casco ciclista. Call Parade representa no sólo el evento artístico, sino la oportunidad de intervenir micro espacios urbanos, a modo de despedida para estos peculiares objetos.

Interacción. Acción-reacción. El teléfono ponía un territorio inmaterial para interactuar; es decir, situar dos entidades (animadas o inanimadas) en un mismo escenario virtual. Ésta había sido una de las facultades tradicionalmente concedidas al espacio urbano-arquitectónico: enlazar y hacer dialogar a los sujetos y a los objetos. No hay sociedad sin comunicación. Los lazos que tejemos en el espacio, de forma presencial o no, organizan el tejido social. El teléfono modifica el concepto de lo circunscrito físicamente y, en este sentido, de la habitabilidad. Cuando una persona habitaba en un sitio, podía evadir o quizás engañar la soledad mediante no más de diez dígitos para escuchar al otro. El medio atmosférico no se reduciría a la habitación o a la estancia; la instantaneidad del estar aquí y en el ahora pasaría a un nuevo aquí conectado y a un ahora compartido. Había un giro en la visión de mundo, otra idea de arquitectura.

A look into Korea. Fotografía: Terence Lim. Bajo licencia: (CC BY-ND 2.0)

Masivo. Las estructuras del teléfono y del telégrafo estaban acotadas a funcionar dialécticamente, a modo de conversación. Pero a finales del siglo xix se gestaba una forma de comunicación auténticamente de masas: la radio. Por la atmósfera viajaba tácitamente el audio y las personas podían escuchar la transmisión con tan sólo un receptor. Las emisiones pronto ganaron popularidad y este medio se volvió un fenómeno social, político y cultural: los gobernantes hablaban al pueblo, la música se reproducía en miles y hasta en millones de lugares en un mismo tiempo. Se generaba una homologación auditiva en multiplicidad de sitios. La arquitectura estaba “invadida” por la sonoridad de la radio. También los vehículos y, más tarde, los individuos podrían acompañarse de un radio portátil. La información era información de masas; se llegó a persuadir para fines económicos, políticos y culturales. Se pudo incluso experimentar el fin del mundo, como lo simularía Orson Welles en 1938 con la adaptación de la novela La guerra de los mundos de H. G. Wells.

Programación. Los conductores de programas radiofónicos serían voces que se insertaban en el imaginario de una ciudad. En forma y contenido eran individuos colectivizados que se hacían símbolos como edificios para un pueblo. También la programación es un concepto trascedente para entender las nuevas dinámicas del habitar. El que un contenido se transmitiera con periodicidad, hacía que los escuchas, individuos o familia llevarán su ritmo de vida ambientado por las transmisiones radiofónicas. Empieza el ritual de sentarse junto al medio como familia, para escuchar Kaliman y otros: la comunión en el espacio se acompañaba de los contenidos de las emisoras.

Movilidad. Las emisiones radiofónicas tenían una bella ventaja que hasta el día de hoy prevalece: el aire como vehículo y medio de interacción con el habitante. La música o las palabras del locutor no interrumpían el quehacer de los escuchas, incluso amenizaban la estancia donde los sujetos estaban. Se ambientaron las actividades del ser social con este canal masivo; parte de la virtud de este medio es “el poder hacer” prácticamente cualquier cosa mientras se consume su contenido. 

Imágenes auditivas. De la radio a la televisión (del griego τηλε, “lejos” y del latín visio, “vista”); del imaginario en la mente al “a todo color” de la tv. La alienación había llegado junto con posibilidades educativas a distancia. Noticias, dramas, caricaturas, infomerciales y el fenómeno de la estrella de televisión estructurarían nuevos estilos de ser y presentarse ante el mundo. Observar cómo el escenario televisivo es un modelo de configuración arquitectónica masiva, un retrato del acontecer para las masas.

Hablar de la televisión en el espacio-tiempo, de sus efectos, implicaría una tesis psicoanalítica de la sociedad contemporánea; desde el cómo instalar la tv e identificar el lugar (a veces privilegiado) que ocupa en la vivienda o analizar la conducta psicosocial, hasta llegar a la fibra sensible que se ocupa de cómo los contenidos forman parte de la realidad del ser humano, de sus expectativas, deseos, hábitos y hasta manías. Nos recuerda Robert Ferguson que los cambios no se dan sobre el vacío, cuando “[…] la televisión llegó a Gran Bretaña, en muchos hogares ésta ocupó el espacio antes dedicado al ‘hogar’, la estufa de leña con chimenea. Todas las sillas de la sala cambiaron de lugar para situarse frente a una pequeña pantalla, y no frente a las llamas del fuego acogedor”. 2728N7

En 2013, el 94.9% de los hogares mexicanos cuentan con televisión (inegi). El tiempo promedio de exposición a la televisión en el país, es de cuatro horas con cuarenta y cinco minutos. 2728N8 Actualmente, un niño pasa 562 horas al año en el aula escolar y dedican mil 569.5 horas al televisor. 2728N9 

L’ homme connecté Fotografía: Henri Elbaum Bajo licencia: (CC BY-NC-ND 2.0)

Punto. El televisor no es un simple dispositivo más; se ha convertido en una presencia casi infalible del espacio doméstico. No es solo un medio de exploración de contenidos, entretenimiento, noticias, espectáculos… en muchos casos es el punto focal de la atención perceptiva de un sujeto o grupo en un espacio habitable. Del concepto casa se desprenden nociones del tipo: “cuarto de TV”. Marshall McLuhan invita en su teoría al análisis del contexto en que inciden los medios. Señala al respecto Christopher Horrocks que “el acto de ver la televisión ha tenido un impacto mayor que lo que vemos por televisión”. 2728N10

Sí, en efecto, pero el contenido marca notables diferencias. Así, habría que reflejar la configuración espacial en torno a los dispositivos mediáticos, analizar los hábitos y decodificar los mensajes en la sociedad de masas. En el espacio televisivo-arquitectónico se han construido ideales sociales, hábitos, estructuras de gusto, moda y una fascinación por el consumo.

Telesecundarias, Plaza Sésamo, Chavelo, Zabludovsky en 1968. “Hoy fue un día soleado” dice Z. “Las únicas imágenes de la matanza en Tlatelolco que se transmitieron en televisión ese 2 de octubre fueron las del noticiero de Excélsior, dirigido por Julio Scherer”. 2728N11 Y sería la última emisión de aquel noticiario. El Estado, el poder en los medios. ¿Acaso ha terminado?

Red. Hace algunos años, cuando internet comenzaba a adquirir popularidad, se encendieron nuevos candiles (que aún no se apagan) sobre la libertad del ser humano en la interconexión: para expresarse, sociabilizar, trabajar, ser demócratas, empoderarse intelectualmente, respetar y elevar las diferencias acorde a una era “postmoderna”. Es el vaticinio de la red como espacio ubicuo, ausente de vigilancia y represión. Sin embargo, amplias son las manifestaciones opuestas y es válido hacer notar que la balanza no se encuentra definida. Lo más probable es que nunca lo esté.

Nodos. El espacio arquitectónico y urbano ahora se han interconectado con los nodos de la red. Un banco existe con miles de sucursales físicas junto a un sitio web y sus respectivas apps en celulares, que pueden sustituir o cuando menos abstraer a los inmuebles físicos en sus operaciones. Un restaurante es más “visible” si existe en el ciberespacio. Algunos humanos interconectados, racionalizan el espacio urbano mediante rutas de gps. Crece, al cabo, la visión de un “mundo electrónico”: e-goverment, e-commerce, e-learning, e-( ).

Digital life. Del habitar, ¿qué nos espera? La especulación del futuro es o se parece a un juego de inversionistas. Tecnologías, aceleración, consumo. Todo dialoga en un espectáculo global. Asumir una postura crítica es tildar y cambiar palabras del enunciado; particularizarlo, orientarlo. Quizás podremos prescindir de nuestras tecno-dependencias, descansar el smartphone, la computadora, la Royal Visit, Hobart, listening to royal progress on radio, 1954 Fuente. Tasmanian Archive and Heritage Office: AB713-1-2755. Bajo licencia: (cc by-nc 2.0) tableta digital; pero es más consistente tomar una postura de conocimiento ante los media, revisar su estructura: virtudes y falencias.

 La actitud frente a los nuevos medios implica reflexionar sobre nuestra relación con el mundo, seamos arquitectos, filósofos, habitantes; se trata de alternar papeles. Analizar las conexiones es una búsqueda epistemológica de los fundamentos y sentidos de los medios que nos unen y, paradójicamente, a la vez nos separan.

¿Disyuntiva? La realidad se modifica a cada instante y se entreteje en una organización física, social y cognoscitiva. ¿Qué hacer en el campo de lo urbano-arquitectónico? Ha existido una discusión en las últimas décadas sobre el uso y el sentido de las tecnologías de la información y la comunicación (tic) desde la pedagogía, la medicina, la política, el arte, el periodismo, las ciencias, etc. En el campo de la arquitectura se presenta en lo particular una discusión sobre el uso o no en los procesos de diseño-materialización. Sin embargo, es necesario ampliar los nexos, las perspectivas entre lo arquitectónico y las tecnologías emergentes para la investigación: partir de un análisis de los usos de las tic, de cómo cambian la conducta del ser y su relación con el mundo, del habitante interconectado, hasta reinterpretar las posibilidades del software y el hardware en los procesos de ideación, simulación y fabricación arquitectónica. Visibilizar entonces conexiones entre el espacio físico y el virtual, inherentes a la estructura de la sociedad global y su relación con los mecanismos de producción, trabajo e intercambio. 

Mediación. Ser en el espacio-tiempo, es habitar en el más grande de los medios de comunicación. Planetas, galaxias, hoyos negros, delfines, seres humanos, bloques de concreto, mariposas, bits. Estamos en este momento formando parte de una “mediación” de un mensaje que puede interrumpirse cuando desee. Ahora miremos a nuestro entorno; qué papel tiene la atmósfera física, natural o construida, como “medio” de acción social, política, estética, lúdica, anímica, creativa, discursiva…

¿Quién controla lo que se puede hacer-ser-decir en el entorno material: el aula, la estancia, el vestíbulo, la calle, la plaza, la ciudad? ¿En qué medio somos más “libres”? Hay un convivio histórico de medios. Analizar la estructura discursiva de unos con otros es una alternativa. 

Imagen. Consideramos que hay una “ciencia” por explorar entre los medios electrónicos y el espacio material. Conexiones no subordinadas a los poderes dominantes. Habrá que encontrarlas, desarrollarlas, afirmarlas. En particular, falta elaborar una correspondencia entre el ejercicio profesional y la deliberada, tal vez inconsciente, omisión de sectores. Hay que encender el radio de acción del arquitecto, el urbanista y el diseñador. Atribuyamos a los nuevos márgenes de existencia social nuevas formas de relación, de pensamiento; quizás, después de un tiempo, expresemos que la escasa incidencia de los arquitectos en la construcción del entorno material (virtual) ha sido “un problema de comunicación”. 

Royal Visit, Hobart, listening to royal progress on radio, 1954 Fuente. Tasmanian Archive and Heritage Office: AB713-1-2755. Bajo licencia: (CC BY-NC 2.0)

Referencias

“AT&T Archives: Operator! (1938) (Bonus Edition)” . Disponible en http://www. youtube.com/watch?v=nEy7Zb1Noj8

El economista. “Mexicanos ven hoy más TV que hace 10 años”. Octubre 8 de 2011. Versión electrónica. [Consultado el 22 de enero de 2014]. Disponible en: http:// eleconomista.com.mx/tecnociencia/2011/10/08/mexicanos-ven-hoy-mas-tvque-hace-10-anos

______“Niños dedican al año mil 569 horas a la televisión y 562 a la escuela: ocde”. Noviembre 24 del 2013. Versión electrónica. [Consultado el 22 de enero de 2014]. Disponible en: http://www.oem.com.mx/oem/notas/n3203379.htm

Ferguson, Robert. Los medios bajo sospecha: ideología y poder en los medios de comunicación. Barcelona: Gedisa, 2007

Gutiérrez Puebla, Javier. “Redes, espacio y tiempo”. Anales de Geografía de la Universidad Complutense 18 (1998).

Horrocks, Christopher. Marshall McLuhan y la realidad virtual. Barcelona: Gedisa, 2004. Mattelart, Armand. Historia de la sociedad de la información. Barcelona, Buenos Aires y México: Paidós, 2002.

Ramírez, Jesús. “La televisión le debe una autocrítica a México: Televisa y el 68”. Masiosare 252° (octubre 20 de 2002), suplemento de La Jornada. Versión electrónica. [Consultado el 2 de enero de 2014]. Disponible en: http://www.jornada.unam. mx/2002/10/20/mas-ramirez.htm

Gabriel Benítez Gutiérrez

Arquitecto

Doctorante en la Universidad Nacional Autónoma de México, unam

México

arq.gabrielbg@gmail.com

acerca de  |  inicio  |  archivo  |  convocatoria

Bitácora Arquitectura Número 43, julio - noviembre 2019 es una publicación cuatrimestral, editada por la Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México,
a través de la Coordinación editorial de la Facultad de Arquitectura, Circuito Escolar s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, Ciudad de México, C.P. 04510, teléfono: 56 22 03 18.

El contenido de los artículos es totalmente responsabilidad de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista del Comité editorial o de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Se autoriza la reproducción de los artículos
(no así de las imágenes) con la condición de que se cite la fuente y se respeten los derechos de autor. Para suscripción y distribución de ejemplares impresos: bitacoraunam@gmail.com / bitacora.arquitectura@unam.mx

Hemos puesto todo nuestro empeño en contactar a aquellas personas que poseen los derechos de autor de las imágenes publicadas en la revista. En algunos casos no nos ha sido posible, y por esta razón sugerimos a los propietarios
de tales derechos que se pongan en contacto con la redacción de esta revista.

Fecha de la última modificación: 21 de Septiembre de 2020.

Bitácora Arquitectura No. 43, July - November 2019 publishes three times a year. Edited by the Universidad Nacional Autónoma de México. Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City. Publications Department of the School of Architecture (Facultad de Arquitectura), Circuito Interior s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City, +52(55) 56220318.

The content of the articles is entirely the responsibility of its authors and does not necessarily reflect the views of the Editorial Board or the School of Architecture of the Universidad Nacional Autónoma de México. Reproduction of the articles is authorized provided that the source is cited and copyright is respected. This does not apply to images. Subscriptions (printed issues):to bitacoraunam@gmail.com and bitacora.arquitectura@unam.mx

We have done our best effort to find the copyright's owners of the images published in this issue. In some cases this was not possible, therefore we kindly ask them to contact the journal.

Last modification: September 21, 2020

Share This

Compartir

Comparte este artículo