Cómo desaparecer completamente. Angustia, fotografía y otras extinciones

Gonzalo Carrasco Purull

“In a little while / I’ll be gone / The moment’s

already passed / Yeah it’s gone / And I’m not here /

This isn’t happening / I’m not here” 4109N01

Radiohead “How to Dissappear Completely

DOI: http://dx.doi.org/10.22201/fa.14058901p.2019.41.70667

How to Disappear Completely: Angst, Photography and Other Extinctions

Gonzalo Carrasco Purull

“In a little while / I’ll be gone / The moment’s

already passed / Yeah it’s gone / And I’m not here /

This isn’t happening / I’m not here”

Radiohead “How to Dissappear Completely

DOI: http://dx.doi.org/10.22201/fa.14058901p.2019.41.70667

45 ARCHIVOS DE ARQUITECTURAAutores
EditorialCristina López Uribe
I N V E S T I G A C I Ó N 
The Role of Archives in the Graphic Restitution of Monuments: The Case of the Roman Bridge over the Ofanto River near Canosa di Puglia, ItalyGermano Germanò
Notes from an Archiving Project: Building the Private Archive of an Architect in TurkeySelda Bancı
El archivo como obra total. Amancio Williams y la construcción de su memoriaLuis Müller
¿Hacia una dispersión de archivos arquitectónicos?Sergio M. Figuereido
Cuidar en el archivo de arquitectura: una subversión matrísticaLuz Marie Rodríguez López
El legado de George y Geraldine Andrews para México en los Alexander Architectural Archives de AustinLaura Gilabert Sansalvador
Mónica Cejudo Collera
El archivo y la biblioteca: una provocación para otra historia de la arquitectura del siglo XIXM. Fernanda Barrera Rubio Hernández
Archival Impression: (Re)Collecting Gordon Matta-ClarkMarcelo López-Dinardi
E N S A Y O 
Margot's Dilemma: Exit Through the Back DoorTania Tovar Torres
El archivo jovenGuadalupe E. Luna Rodríguez
Patrimonio documental: memoria y futuro del Archivo de Arquitectos MexicanosLourdes Cruz González Franco
Elisa Drago Quaglia
María Eugenia Hernández Sánchez
Le Centre d’archives d’architecture du XXe siècle de la Cité de l’architecture et du patrimoine. Entrevista a David Peyceré Director del Centre d’archives d’architecture du XXe siècleAndrés Ávila Gómez
R E S E Ñ A S 
En torno a la exposición L'art du chantier. Construire et démolir du XVIe au XXIe siècleAndrés Ávila Gómez
Reseña de la exposición: Unterm RadarMichael Andrés Forrero Parra
Reseñas de librosCamilo Alejandro Moreno Iregui
Pamela Caparroso Gutiérrez
Lilián Martínez Villazón Robledo
  
  

La artista visual y teórica de los medios Hito Steyerl, en el marco de sus reflexiones sobre el impacto cultural que ha tenido la proliferación de cámaras en la vida cotidiana, tanto como herramientas de televigilancia como en los teléfonos móviles, ha propuesto que este nuevo escenario cuestiona el rol tradicional asignado a la fotografía como medio de representación. De modo que ésta, antes que nada, ha pasado a cumplir la función de una herramienta de desaparición, en donde “cuanto más se representa a la gente, menos queda de ella en realidad.” La idea surgió de una discusión con su mentor Win Wenders, quien intuía que existía una relación entre el acto de fotografiar y el hecho de que las cosas desaparecieran, al grado de un vínculo de causalidad: “lo más probable, no obstante, es que las cosas desaparezcan si (o incluso porque) son fotografiadas.” 4109N02

A partir de este fenómeno descrito por Steyerl, el siguiente trabajo pretende explorar las relaciones que la fotografía de la arquitectura y, por extensión, del paisaje, han establecido con una serie de objetos –sean éstos edificios, barrios o ecosistemas– ante las profundas transformaciones generadas por los diversos procesos de modernización. Dichos cambios han sido impulsados principalmente por el funcionamiento de un sistema económico con fuertes efectos ambientales, sociales y culturales, como resulta ser el capitalismo tardío, cuyos medios de reproducción han propiciado tanto la transformación y la obsolescencia, como la extinción de los principios, valores y características de los entornos tradicionales. De ahí que se sostenga la hipótesis de que estos efectos de desaparición han encontrado en la fotografía de la arquitectura no sólo un medio para su documentación, sino, sobre todo, una forma de anticipación o condición de la desaparición misma. En consecuencia, la fotografía ha pasado a ser un medio a través del cual poder sobrellevar la angustia que trae una realidad menguante, en constante desaparición.

Habiendo perdido el soporte de las estructuras adyacentes, este edificio, ubicado junto a la estación de Finsbury Park, requirió apoyo externo temporal para mantenerse en pie. Ahora se ha demolido para dar paso, junto con otros sitios, a City North, un proyecto de regeneración de uso mixto de 355 viviendas (47 asequibles). Fotografía: ©Francisco Ibáñez Hantke, Estructuras insostenibles 1, Londres, 2015. De la serie No-Estructuras

La plazuela de la Campana entre 1870 y 2015. Dibujo: Fernando Gutiérrez Hernández e Ilkka Törmä, 2016

Pérdida y Melancolía

Desde el siglo XIX se puede observar un paralelismo en el desarrollo y expansión del capitalismo industrial con diversos procesos de destrucción y desaparición de los entornos sociales, culturales y físicos preexistentes a su desarrollo. Marx ya había identificado estos efectos en el célebre pasaje donde describe cómo la introducción del capitalismo estaba esfumando las características de las sociedades tradicionales a partir de la observación de que “todo lo sólido se desvanece en el aire, todo lo sagrado es profanado y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas.” 4109N03

El crecimiento del capitalismo industrial generó radicales cambios en las ciudades, en especial en los centros metropolitanos. Acorde a las lógicas de la ciudad especulativa, las modificaciones implicaron la desaparición de sectores urbanos completos, tal como ocurrió con la implementación de los planes de Haussman para el París de Napoléon III, 4109N04 destrucción de la antigua ciudad que lamentaron tanto Zola, Daumier, el escritor monárquico Louis Veuillot, el economista Jules Ferry y Charles Baudelaire. Éste último, en su poema “El cisne,” declamaba: “¡Cambia París! ¡Mas nada en mi melancolía / se ha movido! Suburbios viejos, nuevos palacios, / bloques, andamios, todo se me vuelve alegórico, / y pesan más que rocas en mis recuerdos queridos.” 4109N05

Desapariciones de las cuales dio testimonio Charles Marville, uno de los precursores de la fotografía 4109N06 , quien, como fotógrafo oficial de París desde 1865, documentó la demolición de los antiguos barrios y su estado previo a través de más de 400 fotografías. Las imágenes de Marville, más allá de si fueron o no funcionales para las operaciones de Haussman, 4109N07 resultan interesantes en tanto que la desaparición de París generó un cambio en la propia técnica fotográfica. Mientras que para las imágenes de la antigua ciudad Marville escogió principalmente el formato vertical, que exacerba la condición de espacio interior de las viejas calles, al momento de registrar la nueva ciudad que estaba emergiendo escogió el formato horizontal o apaisado para presentar un París que surge como un nuevo tipo de paisaje registrado en composiciones fuertemente pintoresquistas. En él desaparecían no sólo las insalubres condiciones de la ciudad o las viejas edificaciones, sino toda una forma de habitarlo. La urbe que surgía parecía arrojar a sus ciudadanos al espacio abierto de la modernidad.

Por su parte, también Walter Benjamin asoció el surgimiento de la fotografía a la desaparición, en especial, a través de la melancolía que ofrecían los primeros retratos fotográficos, donde “el valor cultural de la imagen tiene su último refugio en el culto al recuerdo de los seres queridos, lejanos o desaparecidos.” 4109N08 Sin embargo, para Benjamin la fotografía tiene repercusiones más profundas, pues como medio de reproducción técnica hace posible algo fundamental para la desaparición de la arquitectura: la pérdida del aura de las obras. La copia de una fotografía, ya sea en la forma de una postal o en la imagen de una revista ilustrada, desaparece la condición de excepcionalidad en un tiempo y lugar específicos, misma que había abrazado la obra arquitectónica hasta entonces. 4109N09 En palabras de Benjamin, significaba que “la catedral deja su emplazamiento para encontrar acogida en la biblioteca de un aficionado al arte.” 4109N10

De ahí que resulta interesante este doble poder que tendrían retratar un objeto proclive a su desaparición y hacer posible que la misma obra sea descartable ante la imagen de su copia. Ambos aspectos confluyen en un tipo de fotografía de la arquitectura y de entornos construidos que ha estado presente desde los orígenes del medio. En ella, la aparente condición “objetiva” de la fotografía 4109N11 habría permitido documentar edificios, barrios o paisajes completos ante la promesa de su inminente desaparición, ante la seguridad de su extinción, que es donde radica precisamente el poder de estas imágenes, pues de lo contrario aparecerían como un mero registro de lo existente.

En este orden de ideas, es significativo constatar que alrededor de los años en que Marville hizo de París un fantasma, en Inglaterra y ante la futura demolición del Oxford Arms como parte del desarrollo urbano del Old Bailey de Londres, se decidió fundar la Society for Photographing Relics of Old London. Esta asociación, entre 1876 y 1886, a través de los fotógrafos Alfred y John Bool, y posteriormente James Dixon, registró los últimos días del antiguo Londres, que enfrentaba el avance modernizador de una nueva sociedad industrializada. Su testimonio visual plasma la desaparición inminente de estas arquitecturas de manera análoga a las fotografías urbanas de Eugène Atget, es decir, sin ningún registro de la presencia humana. Las cosas, sean edificios u objetos cotidianos, aparecen simplemente como vestigios del abandono, como si antes de la inminente catástrofe y casi como una anticipación de la misma, los cuerpos abandonaran la escena.

El carácter profundamente elegiático y melancólico de este tipo de imágenes se convertiría en un rasgo recurrente en el desarrollo de la fotografía arquitectónica, la cual descarta generalmente el registro de personas. Ya Benjamin lo había advertido en las fotografías de Atget, las cuales, a decir del teórico alemán, buscan “lo desaparecido y lo extraviado, y por eso también tales imágenes se rebelan contra la resonancia exótica, esplendorosa y romántica de los nombres de las ciudades,” absorbiendo “el aura de la realidad como el agua en un barco que se hunde.” 4109N12

La desaparición en la era del capitalismo acelerado

Con el desarrollo vertiginoso que ha adoptado el capitalismo tardío parece que esta relación de la fotografía arquitectónica con lo que está a punto de desaparecer se ha vuelto más estrecha gracias al explosivo crecimiento de la cantidad de aparatos y dispositivos que incorporan cámaras fotográficas. Tablets, computadoras y teléfonos móviles permiten tanto la posibilidad de que una enorme cantidad de usuarios registren su cotidianeidad prácticamente en tiempo real, como la capacidad de documentar edificios, barrios o paisajes a punto de extinguirse. Esto se manifestó luego del incendio que cercenó a Notre Dame en abril del 2019, cuando las redes sociales se llenaron de fotografías que mostraban la catedral antes de la catástrofe como fondo para retratos de personas que la habían visitado en calidad de turistas. Tales fotografías, de haber sido simplemente un recuerdo dentro de una de las tantas paradas en los itinerarios turísticos por París, cobraron una especial cualidad ante la sola posibilidad de que el edificio terminara por arder completamente, al convertirse en un sustituto personal o reliquia arquitectónica ante su desaparición.

A la aceleración que han experimentado los procesos de modernización vinculados al comportamiento del capitalismo, sobre todo con posteridad a la crisis económica del 2008, le corresponde una proliferación de fotógrafos que registran arquitecturas a punto de desaparecer. Estas imágenes tienen como denominador común el ser tomadas en lugares en donde precisamente se están experimentando importantes cambios económicos.

Es el caso del fotógrafo Stefan Irvine, quien pasó casi cuatro años documentando los tong lau, tradicionales edificios de Hong Kong que, como otras tipologías similares en el sureste asiático, consisten en estructuras con tiendas comerciales en su primer nivel y viviendas en sus pisos superiores. 4109N13 Tipologías que Irvine registra en la forma de panoramas ante la constatación de su presente demolición y posterior reemplazo por torres habitacionales y de oficinas. Dichos cambios son un efecto de la fuerte inmigración interna y el aumento de la población que ha experimentado Hong Kong desde la década de los sesenta, así como de una administración de la ciudad que ha funcionado a favor de los desarrolladores inmobiliarios en el contexto de la apertura económica llevada adelante por China en los últimos años.

Las fotografías de Irvine resultan interesantes porque desde el punto de vista técnico se proponen el reconocimiento de una ciudad fracturada que ha devenido en una realidad aprehendida únicamente desde lo fragmentario: para alcanzar la frontalidad que exhiben sus registros de los tong lau, los capturó en una serie de fotografías parciales que luego fueron ensambladas digitalmente mediante el trabajo de posproducción del editor digital Jörg Dietrich. De este modo el proceso de creación de las imágenes recorrió el camino contrario de la demolición futura de estos edificios.

Similar es el caso del registro de la paulatina desaparición de las tradicionales kommunalkas rusas, antiguos edificios residenciales que fueron colectivizados luego de la Revolución de 1917, ante el exorbitante déficit habitacional con que se tuvo que lidiar en los primeros días de la Unión Soviética. Basadas en la eliminación de la casa como propiedad privada, las kommunalkas funcionaron como un medio de cohabitación, donde un conjunto de extraños compartían los espacios de antiguas viviendas aristocráticas. Esta forma de vida característica de la cotidianeidad soviética experimentó profundos cambios desde los años noventa, con la implementación de una economía de libre mercado y los radicales procesos de privatización en Rusia, período en el que las habitaciones de las kommunalkas comenzaron a venderse. El Estado tuvo que enfrentar el sostenido deterioro de estas estructuras, problema que ha resuelto en la actualidad con la demolición de las construcciones y reubicación de sus habitantes en nuevos edificios de departamentos privados.

La parte central de Robin Hood Gardens fue demolida primero y se dejó para el final sus núcleos verticales de hormigón más masivos en ambos extremos. Despojado de la icónica fachada, este corte de sección revela su interior doméstico. Los edificios circundantes insinúan el aspecto y la densidad del nuevo desarrollo. Fotografía: ©Francisco Ibáñez Hantke, Estructuras deconstruidas 3, Londres, 2017, de la serie No-Estructuras

De ahí la importancia que tuvo el trabajo de la fotógrafa y documentalista Françoise Huguier, quien desde 1991 comenzó a registrar la vida al interior de las kommunalkas de San Petersburgo, proyecto llevado adelante durante los siguientes años, cuando Huguier decidió vivir en uno de estos edificios. Sus imágenes, cargadas de una fuerte mirada etnográfica, no solamente dan cuenta del paulatino deterioro físico de estos edificios, sino que documentan una forma de habitar en vísperas de desaparecer, para lo cual se sirven del registro de la cotidianeidad e intimidad de uno de sus habitantes, como es Natacha. Aquí la desaparición es presentada con un recurso técnico particular, en donde Huguier decide nunca mostrar los exteriores. Para ello, evita la vista a través de las ventanas que aparecen en sus fotografías, y cuando éstas aparecen, maneja la intensidad de la luz para que se muestren simplemente como una superficie cuyo brillo obstruye su transparencia. En definitiva, su visión de las kommunalkas logra un tipo de espacio en suspensión, habitado por fantasmas que parecen haber sido arrancados de la Rusia contemporánea. 4109N14

Finalmente, otro ejemplo de la relación entre la aceleración de los procesos de desaparición y sus registros fotográficos se puede encontrar en cómo han sido documentadas las transformaciones a las que ha estado expuesta Londres, sobre todo después de los noventa, cuando se posicionó como una de las capitales de la economía global. En esta década la ciudad tuvo que enfrentar poderosas fuerzas especulativas por parte de los desarrolladores inmobiliarios, proceso que ha sido registrado por el arquitecto y fotógrafo chileno Francisco Ibáñez Hantke, en su serie titulada No-Estructuras. 4109N15 A partir de una serie de fotografías realizadas cuidando la similitud de encuadres y condiciones atmosféricas y lumínicas, ofrece un catálogo de tipologías de edificios en demolición, obras en proceso de construcción, así como un repertorio de estructuras auxiliares. 4109N16 El Londres contemporáneo se muestra a medio camino entre la imagen de una fábrica en horas muertas y un mundo postapocalíptico. En su registro nuevamente se apela al recurso de prescindir de la presencia de personas, lo que devuelve las cosas, por una parte, a su condición de mero objeto sin propósito ni uso explícito, y por otra, a una condición intermedia entre obra de arte, paisaje o mera ruina. Ibáñez Hantke exhibe lo que podría ser la imagen de un “mundo sin nosotros,” un formato al cual ha recurrido Hollywood en películas distópicas como I Am Legend (2007) o Inception (2010), 4109N17 donde la arquitectura y la ciudad son presentadas sin ocupantes. No obstante, estas representaciones deshabitadas no pretenden reproducir el tropo del voyeur tan característico de las fotografías de arquitectura del siglo XX, 4109N18 sino mostrar que los productos de la economía global desprovistos de su valor de cambio y de uso devienen en meras cosas, ruinas o simple escombro. 4109N19

Terminado en la década de 1980, Ludgate House era un edificio de oficinas de 10 pisos que una vez albergó a Express Newspapers and Building Magazine. Fue demolido, junto con el edificio adyacente Sampson House, para construir nueve edificios residenciales; el más alto del sitio tendrá 48 pisos. Fotografía: ©Francisco Ibáñez Hantke, Estructuras fantasma 3, Londres, 2017, de la serie No-Estructuras

Demolición, desaparición, extinsión

Uno de los lugares que documenta Ibáñez es el proceso de demolición de una obra emblemática del brutalismo británico, el conjunto habitacional Robin Hood Gardens diseñado por Alison y Peter Smithson en 1972. La desaparición del edificio fue seguida en tiempo real por las principales plataformas de arquitectura en el ámbito global 4109N20 y se convirtió en una de las imágenes más potentes a la hora de dar cuenta del desmantelamiento del modelo del Estado de bienestar británico, sobre todo después de la declaración del English Heritage que afirmó que Robin Hoods Gardens “falló como un lugar para que los humanos vivieran.” 4109N21

En este contexto surgió el trabajo que realizaron el fotógrafo Kois Miah y el sociólogo Nick Thoburn, quienes tomaron distancia de una representación del conjunto en ausencia de sus antiguos residentes –que era de por sí el estado previo a la demolición–, como también de las icónicas fotografías que Sandra Lousada tomó al momento de la inauguración, donde los habitantes jugaban un rol fuertemente minimizado frente a las poderosas formas de hormigón propuestas por los Smithson. En cambio, Miah y Thoburn capturaron un Robin Hoods Gardens desde el retrato de sus residentes, en un desplazamiento respecto a la arquitectura que permitió abrir la discusión más allá de la necesidad o no de preservar el legado de los Smithson. El debate se centró en constatar que la verdadera desaparición era el modelo del Estado de bienestar, mismo que era reemplazado por la privatización neoliberal. 4109N22

No obstante, este trabajo podría considerarse como una excepción ante la apabullante fascinación que ha producido el registro fotográfico de demoliciones de edificios, sobre todo a partir del último tercio del siglo XX. Se trata de casi un género de registro visual que, como ha sugerido Keller Eaesterling, hace de la demolición un proyecto de arquitectura en sí mismo. 4109N23 Baste recordar la importancia capital que tuvo –y sigue teniendo a la hora de evaluar el legado de los preceptos de la arquitectura moderna– la secuencia de fotogramas que realizó el U.S. Department of Housing and Urban Development de la transmisión de las detonaciones que hicieron desaparecer al conjunto de viviendas de Pruitt-Igoe el 1 de abril de 1972. De ahí el interés que tienen trabajos como el realizado por la fotógrafa Alina Schmuch, quien en Script of Demolition convirtió la fotografía en un medio a través del cual desplegar los dispositivos, los trabajos previos y las detonaciones, así como los efectos posteriores a las demoliciones realizadas por la familia Fink, unos expertos en el negocio de la desaparición de edificios en torno a cuyo archivo trabajó la autora.

Este edificio de tres pisos, situado en una ubicación privilegiada, estaba condenado a desaparecer. Albergaba una tienda de limpieza de automóviles, un bazar en la planta baja y apartamentos arriba. La tela translúcida insinúa lo que hay detrás. El edificio ahora está demolido y se están realizando nuevas construcciones. Fotografía: ©Francisco Ibáñez Hantke, Estructuras fantasma 1, Londres, 2017, de la serie No-Estructuras

Para Philip Ursprung, 4109N24 la propuesta de Schmuch funciona como una suerte de alegoría de la profesión del fotógrafo, en donde la práctica de la demolición se convierte en el horizonte para la práctica de la fotografía. Ambas disciplinas serían productos de la época dorada de la industrialización y del desarrollo de la química del XIX, y harían depender su habilidad tanto del aprendizaje autodidacta como de la experiencia individual, haciendo de la improvisación un factor determinante en la obtención de sus objetivos. Además resultaría crucial el instante de “detonación,” por una parte, y de “disparo,” por otra.

El comportamiento acelerado que ha experimentado el capitalismo ha generado otras formas de desaparición, como son todos los paisajes formados por aquellas urbanizaciones que fueron sorprendidas durante su construcción por la crisis financiera del 2008. Éste es el caso del trabajo que desarrolló Christopher Marcinkoski en su proyecto The City that Never Was, en donde hace un registro visual –fundamentalmente a partir de fotografías aéreas– de los efectos que tuvo sobre el territorio la crisis de los desarrollos inmobiliarios levantados en las áreas periféricas de Madrid. 4109N25 Un tipo de registro que ya tenía antecedentes en las fotografías de Michael Light para los condominios abandonados de la zona de Lake Las Vegas en Nevada 4109N26 y similares imágenes obtenidas por Valérie Anex para el caso de los ghost estates irlandeses. 4109N27 Desapariciones que, de manera parecida a los vestigios submarinos de antiguos naufragios, dan cuenta física de las interrupciones dentro de un sistema económico que únicamente tiene sentido cuando los capitales se hallan en movimiento. 4109N28

Es así como en todos estos casos la fotografía no solamente funcionaría como un medio de documentación de las desapariciones, sino también como un requisito para ellas. Una propiedad que en la actualidad ha alcanzado a la fotografía de paisaje, la cual, más allá de la búsqueda de una forma para representar un ideal de naturaleza o lograr una documentación naturalista, está registrando los dramáticos efectos del calentamiento global sobre los territorios. Ése es el valor que tienen las fotografías realizadas por Georges Steinmetz incluidas en el reportaje especial que publicó el New York Times en agosto del 2018 bajo el título de “Losing Earth.” 4109N29 Un tipo de fotografía que se está volviendo recurrente y que registra la deforestación de la selva amazónica, de lagos que terminan por secarse, glaciares que se deshielan y desiertos que avanzan. Se trata del testimonio gráfico de una nueva clase de melancolía, una que al menos para Bruno Latour adopta la forma de un nuevo tipo de angustia que redefine la categoría de lo sublime. Esta condición la resume a través de su propia experiencia mientras sobrevolaba el mar de Baffin camino a Canadá, donde pudo contemplar cómo los hielos retrocedían:

Mirando por la ventanilla, me di cuenta de que la placa de hielo, por su forma, resumía el problema que vivimos. Al estar en el avión ya no asistía a un espectáculo, sino que estaba modificando el espectáculo puesto que el CO2 que emite el avión influye en la placa de hielo. Antes, este espectáculo, el de la placa de hielo vista desde el avión, habría tenido un carácter sublime. Ahora es complicado sentirlo así. Si a usted le dicen que es responsable de lo que ve, el sentimiento es distinto, es una forma de angustia. 4109N30

Benjamin, en sus “Tesis sobre el concepto de Historia” describe el progreso a través de la figura alegórica del Angelus Novus de Klee. 4109N31 No obstante, mientras que Benjamin representa el avance del capitalismo como una catástrofe que deja tras de sí un amontonamiento de ruinas, se podría decir que hoy por hoy la marcha del capitalismo avanzado no sólo está produciendo ingentes cantidades de escombros, sino también de imágenes. Cantidades infinitas de fotografías de edificios, barrios y paisajes que ya no existen más o están próximos a su extinción. La fotografía aparece así como un registro de una nueva temporalidad, donde lo que se cuida tanto para documentarlo resulta al mismo tiempo lo más frágil y proclive a desaparecer. Esta nueva temporalidad coincide precisamente con un período en el que los arquitectos han hecho de la fotografía arquitectónica casi un fin, 4109N32 un fervor por la perpetuidad del tiempo detenido detrás de la imagen capturada, que tal vez no sea sino un sustituto para sobrellevar la angustia detrás de aquella pulsión de muerte que existe detrás de toda desaparición.

250 City Road es un esquema residencial en construcción. La GLA le otorgó permiso de planificación en 2014 después de ser rechazado por el Consejo de Islington. Una vez completado, el desarrollo tendrá dos torres de 42 y 36 pisos, 930 apartamentos y un hotel de 190 habitaciones. Fotografía: ©Francisco Ibáñez Hantke, Estructuras desnudas 1, Londres, 2018, de la serie No-Estructuras

Gonzalo Carrasco Purull
Doctor en Arquitectura y Estudios urbanos

Pontificia Universidad Católica de Chile

Escuela de Arquitectura

Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño

Universidad San Sebastián, Chile

gonzalocarrasco3@gmail.com

acerca de  |  inicio  |  archivo  |  convocatoria

Bitácora Arquitectura Número 43, julio - noviembre 2019 es una publicación cuatrimestral, editada por la Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México,
a través de la Coordinación editorial de la Facultad de Arquitectura, Circuito Escolar s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, Ciudad de México, C.P. 04510, teléfono: 56 22 03 18.

El contenido de los artículos es totalmente responsabilidad de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista del Comité editorial o de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Se autoriza la reproducción de los artículos
(no así de las imágenes) con la condición de que se cite la fuente y se respeten los derechos de autor. Para suscripción y distribución de ejemplares impresos: bitacoraunam@gmail.com / bitacora.arquitectura@unam.mx

Hemos puesto todo nuestro empeño en contactar a aquellas personas que poseen los derechos de autor de las imágenes publicadas en la revista. En algunos casos no nos ha sido posible, y por esta razón sugerimos a los propietarios
de tales derechos que se pongan en contacto con la redacción de esta revista.

Fecha de la última modificación: 21 de Septiembre de 2020.

Bitácora Arquitectura No. 43, July - November 2019 publishes three times a year. Edited by the Universidad Nacional Autónoma de México. Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City. Publications Department of the School of Architecture (Facultad de Arquitectura), Circuito Interior s/n, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, Mexico City, +52(55) 56220318.

The content of the articles is entirely the responsibility of its authors and does not necessarily reflect the views of the Editorial Board or the School of Architecture of the Universidad Nacional Autónoma de México. Reproduction of the articles is authorized provided that the source is cited and copyright is respected. This does not apply to images. Subscriptions (printed issues):to bitacoraunam@gmail.com and bitacora.arquitectura@unam.mx

We have done our best effort to find the copyright's owners of the images published in this issue. In some cases this was not possible, therefore we kindly ask them to contact the journal.

Last modification: September 21, 2020

Share This

Compartir

Comparte este artículo